Langostino: entre vacunas, reflejos, pocos observadores y números en verde

La pesquería entró en un paréntesis por la aparición de pescado chico y mayor by catch de merluza. Acierto para cerrar y prospectar nuevas áreas. Observadores que no embarcan en barcos fresqueros pero tampoco en ningún lado. Son 40 y menos de la mitad se encuentra a bordo. Desembarques crecieron un 32%.

Por: Roberto Garrone

Luego de un inicio auspicioso con concentraciones abundantes de ejemplares de talla comercial disponibles para ser pescada por la flota comercial, sin escasa presencia de merluza como pesca acompañante, la pesquería de langostino entró en un paréntesis.

Paréntesis que sirvió para ajustar el operativo “Vacuna para todos” exclusivo para los tripulantes de barcos pesqueros que amarren en puertos patagónicos. En un esquema coordinado por autoridades provinciales, cámaras sectoriales y gremios marítimos, recibirán su primera dosis trabajadores sin importar su procedencia.

En Mar del Plata ya le mandaron la carta a Axel pidiéndole prioridad para portuarios y marítimos aunque cada vez quedan menos fuera del rango en suelo bonaerense. Por estas horas les llegaba el turno a mayores de 40 años.

Entre tanto, el Consejo Federal Pesquero decidió cerrar completamente la subzona 13, entre el 45°S y 46°30´S y el 63°W y 64°W, a partir del reporte de observadores científicos que marcaron un alto nivel de by catch que por momentos llegó al 70% con un promedio del 36% y una mayor presencia de langostino L4, el más chico de las tallas comerciales que captura la flota.

Más allá que la flota fresquera recibió la noticia con cierto disgusto porque pensaba que todavía había buenas concentraciones en un sector norte de la subzona 13, la medida no deja de ser auspiciosa en tanto la autoridad de aplicación reacciona con rapidez a partir de información científica.

Se espera esa misma celeridad para cuando los datos sean favorables a una apertura, parcial o total. Aprovechar al marisco en su mayor tamaño para que sea capturado por la flota comercial, con bajo nivel de pesca acompañante, es parte del secreto para mantener la salud biológica de la pesquería.

A partir de este lunes habrá una nueva prospección en áreas que se habían mantenido cerrada luego del relevamiento del mes pasado cuando solo se abrieron las áreas del sur. En principio arrancaba este domingo pero hay mal tiempo en el área y decidieron aplazar el inicio unas horas.

El estudio durará 4 días efectivos de pesca y participarán 12 barcos tangoneros congeladores, a razón de 4 por subárea. Como los inscriptos fueron justo una docena, el sorteo solo tuvo de misterio saber a qué sector iba cada uno.

Por qué solamente congeladores cuando de la zafra participan barcos fresqueros. Porque en la flota fresquera no tenían Observadores para reportar los resultados durante la prospección. El Programa de Observadores inició sus actividades bajo la órbita del INIDEP en el año 1987 pero fue a partir de 1994 cuando comenzó a tomar impulso. Son los ojos de los científicos en alta mar.

Su Misión es la de asistir a las distintas áreas y programas del instituto. Aportan datos vitales para conocer la situación en tiempo real de las pesquerías.

El INIDEP sostuvo en su último informe sobre la pesquería de langostino que “el compromiso de este estrato (por los barcos fresqueros) parece estar limitado únicamente a la realización de las prospecciones”, donde para participar es obligatorio zarpar con un Observador a bordo.

Siempre se ha dicho que la flota fresquera y los Observadores son casi que calles paralelas. Pocas veces se juntan. Los armadores se excusan con la falta de espacio pero pocos quieren ser monitoreados. Y los Observadores prefieren barcos más grandes y cómodos para hacer su trabajo.

Después de esa indirecta del INIDEP, desde ALFA, la cámara que agrupa a la flota langostinera marplatense, se ofrecieron a firmar un convenio para reglamentar la presencia de Observadores en esta flota durante toda la zafra.

También hay otro hecho incontrastable. El programa de Observadores no está en condiciones de responder a una mayor demanda de espacio ya no en la flota fresquera sino en las demás que operan en el caladero argentino sobre distintas especies.

Hoy el Programa tiene 40 observadores “activos”, según confiaron fuentes del propio INIDEP. 16 observadores están navegando o designados a zarpar en las próximas horas. Ocho no pueden navegar por cuestiones de salud o por edad. Uno está en campaña del INIDEP. Otro está aislado con covid positivo y 6 observadores acaban de desembarcar y están abogados a presentar informes.

De esos 16 “activos”, una docena trabaja en los tangoneros congeladores que participarán de la prospección. Esto marca también otra realidad: la pesquería de merluza, merluza de cola, merluza negra, entre otras especies importantes, se desarrolla sin el monitoreo del Programa.

La web argentina.gov.ar especifica el objetivo general del Programa: “Realizar el seguimiento de la actividad de los buques pesqueros con el objeto de obtener información de buena calidad, indispensable para la evaluación y administración del sistema ecológico en explotación que permita desarrollar una pesca responsable”

Con menos de la mitad de los Observadores “observando” lo que ocurre en el Mar Argentino el objetivo pareciera difícil de cristalizarse.

“Pensamos incorporar más personal en el marco del nuevo programa de Técnicos en Adquisición de Datos Biológicos” anticipan en el INIDEP. La idea es sumar 150 personas más, aunque no todas irán a incrementar la plantilla de Observadores. Administración, tripulaciones, áreas técnicas también tienen prioridad.

En estos próximos cuatro días de prospección habrá que comprobar si las concentraciones que aparecieron en el norte de la subárea 13 siguieron migrando hacia el norte y se encuentran dentro área 10 y si en la 11 las marcas detectadas en el relevamiento del mes pasado se concentraron para que haya menor presencia e merluza. En la 12, la más alejada del continente, los barcos que sondearon el área no habían encontrado nada de langostino.

A juzgar por los desembarques nadie podría quedarse de la marcha de la temporada 2021. Al 23 de junio las descargas de langostino se incrementaron un 32% en relación al mismo período del año pasado cuando la flota congeladora tangonera todavía se debatía con el SOMU por la rebaja en el valor del dólar atado a la producción.

Son 70 mil toneladas contra 53 mil del año pasado, donde los fresqueros de altura también tienen motivo para celebrar. Aportaron 12881 toneladas, un 192% más que las 4416 declaradas desembarcar el año pasado. Con asistencia completa desde la prospección y el inicio de la zafra en aguas nacionales, el aporte de los tangoneros congeladores creció un 169%, alcanzando casi las 19200 toneladas.

Los que mantienen números negativos hasta ahora son los fresqueros de Rawson, fundamentalmente porque la zona habilitada en nación es la más alejada a su puerto de operaciones. Los costeros pescaron un 7% menos y la flota de rada/ría un 16% menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *