La industria conservera y las dificultades para hacer girar la rueda

Se desplomaron las descargas de caballa el mes pasado y al no encontrarla los barcos dejar de buscarla y pescan merluza. La inactividad se traslada al personal. En Pesca licencias de la parada biológica a barcos que pesquen especies pelágicas. Expectativas de procesar más anchoíta patagónica el año que viene

Por: Roberto Garrone

En septiembre del año pasado la flota fresquera de altura desembarcó en Mar del Plata 4708 toneladas de caballa. El mes pasado las descargas declaradas de esta especie pelàgica apenas superaron las 800 toneladas.

La brutal caída de las capturas tiene su explicación en factores climáticos. Tras el último período de mal tiempo en el litoral marítimo bonaerense las concentraciones de caballa se dispersaron y a la flota le costó encontrarla.

Y no le dieron muchas opciones o cuesta muy caro buscarla sin certezas de encontrarla y volver con la bodega vacía y las caras largas de los tripulantes. Es más fácil cambiar las redes y enfocarse en la merluza, donde casi no hay incógnitas, al menos no al momento de la captura. Para vender, a veces cuesta encontrar demanda, sobre todo si entran varios barcos juntos que saturan la plaza y hacen caer el precio.

La caballa es materia prima vital para la industria conservera, un sector que emplea casi un millar de obreros del pescado, en su mayoría mujeres, en plena temporada entre efectivos y temporarios.

El impacto de su ausencia en los muelles ya repercute en las fábricas donde desde este mes los obreros trabajan una quincena y la otra la pasan en garantía horaria. Eso genera salarios mucho más escasos que los que genera un acceso regular de materia prima.

Esta semana referentes de la industria conservera mantuvieron una reunión con el Subsecretario de Pesca para analizar la situación aunque no se llevaron muchas más certezas que una reunión con científicos del INIDEP para encontrar algunas respuestas al comportamiento de la especie y la interacción con la flota que pesca langostino en El Rincón, la misma zona donde se concentra el stock de caballa del sur del 39ºS.

La respuesta oficial llegó a las pocas horas. El Consejo Federal Pesquero atendió la demanda de pescadores y para ampliar la búsqueda de caballa y anchoíta se les permitirá pescar dentro del área de veda del Rincón y a los fresqueros de altura tendrán licencia para computar los días de pesca como si estuvieran cumpliendo la parada biológica de merluza hubbsi

Para colmo la industria conservera arrastra una temporada de anchoita patagónica que fue más corta de lo que hubiesen deseado en Mar del Plata. Esa especie la pescan algunos barcos de la flota de Rawson como alternativa al langostino. Mejor dicho, cuando no pueden pescar langostino en aguas nacionales.

Este año hubo una confusión administrativa que alejó más a los barcos de la anchoita. La autoridad de aplicación descontaba las capturas del cupo total que tiene cada barco y nadie quería trocar langostino por anchoíta, una especie mucho menos rentable que el marisco.

En Chubut aseguran que para la temporada próxima esa situación quedará subsanada con la entrega de una cuota social de anchoita que establecerá el CFP para que la flota pueda pescarla sin problemas. Es una especie subexplotada, los investigadores del INIDEP estiman una captura máxima permisible de 120 mil toneladas y los desembarques no superan el 20%.

En Mar del Plata piden que el Consejo también revise la cantidad de langostino que pescan algunos costeros y los hagan cumplir con lo que establece el Artículo 10 de la Resolución 7/18 y la contabilidad de las capturas en aguas provinciales y nacionales.

La anchoita patagónica, a diferencia de la bonaerense, no esta certificada aunque desde la Chubut anticiparon en las últimas horas haber iniciado el proceso de pre certificación, el cual también requiera señales desde Mar de Plata

La industria local valora la calidad de la materia prima que llega por camiones desde la Patagonia para reactivar a la industria en invierno, su baja temporada. Pero en el sur piden un mayor compromiso en el sostenimiento de la demanda y en el precio.

Claro que es lo mismo que reclaman los industriales locales pero con otro mirada. Que no los abandonen a la primera de cambio porque aparece langostino cerca de Rawson.

Para lo que resta del año los conserveros marplatenses tendrán que aguardar por lo que pueda arrojar la abundancia del stock que se pesca al norte del 39ºS. Es la pequeña rechoncha que tendrán los pescadores artesanales de la banquina y algunos costeros que podràn obtener un mejor precio dado la alta demanda que tienen las fábricas.

Y hasta seguramente podrán fijar condiciones para que la paga por el pescado no supere los 60/90 días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *