Iceta mantiene el “no” del Partido Socialista Catalán (PSC) a la investidura de Rajoy

Miquel Iceta Iceta PSC investidura de Rajoy

Noticias de España

El líder de la formación socialista en Cataluña no da por hecho que el PSOE se abstenga en la investidura

El primer secretario del Partido Socialista de Cataluña (PSC), Miquel Iceta, mantuvo hoy el “no” de la formación a investir como presidente del Gobierno español a Mariano Rajoy, y no da «por hecho» que el PSOE se abstenga para permitirlo.

En una entrevista en Tele5 recogida por Europa Press, explicó que, en caso de que el comité federal del PSOE apruebe abstenerse, lo debatirán en el comité de los socialistas catalanes “sin duda”.

Según Iceta, los socialistas no pueden aparecer junto al PP porque no comparten su política social y económica, no ven que tenga voluntad de luchar contra la corrupción “como se ha visto en el caso Gürtel» y porque, en su opinión, son responsables de la falta de diálogo entre Cataluña y el resto del Estado español.

«No doy por hecho que el PSOE cambie de opinión. Tendremos que discutir a fondo. Una abstención, en estos momentos, sería muy incomprensible », sostuvo el dirigente del PSC, que desconoce si el ya ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez acudirá al Comité Federal de la próxima semana.

Tras negar que el PSOE esté «podemizando ni peperizando» para plantearse la abstención, ha llamado a medir las consecuencias políticas a corto y medio plazo que puede conllevar esta decisión porque, en su opinión, pueden quedar en tierra de nadie.

Para Iceta, romper la disciplina de voto no justificaría romper con el PSOE porque es algo que no quieren, y más teniendo en cuenta que ya ha habido discrepancias en el pasado: “No he oído a nadie decir que quiere sacar el PSC del PSOE. Si lo siente podemos hablar de esto, pero veo lo contrario ».

Los alcances del triunfo de Miquel Iceta en el Partido Socialista Catalán

El escrutinio de las primarias del PSC no sólo mantenía expectantes los militantes socialistas. Estaban igual o más pendientes los “comunes” (1), conscientes de que la elección de Miquel Iceta o Núria Parlon perfilaba el futuro del partido que había sido hegemónico en la izquierda catalana, pero también de lo que lo aspira a ser. El primer secretario del PSC continuará mandando y los socios de Ada Colau ya se frotan las manos. Iceta ha hecho todos los papeles del auca, es brillante cuando toca debatir y solvente para hacer de capitán de la nave. Con él al frente, los socialistas no náufragos, si por naufragar se entiende empequeñecer ostensiblemente la menguante representación parlamentaria. Resulta, sin embargo, que con su experiencia –y las dosis de ironía discursiva– no será suficiente para construir un proyecto que aspire a ser transversal. Quizás tampoco sería capaz Núria Parlon, pero la alcaldesa de Santa Coloma es al menos un nombre de futuro, que conecta con el municipalismo, asociada más a la calle que a los despachos burocráticos partidarios.

Los “comunes” temían el efecto Parlon, porque –como Ada Colau– es una voz que aporta frescura y no está vinculada al régimen surgido de la Transición, que la nueva izquierda ya rompió. Por ello, respiraron aliviados cuando el sábado por la noche vieron que los socialistas votaban guardar las armas. Iceta se ofreció para salvar el PSC cuando el partido malvivía entre fugas de dirigentes y turbulencias electorales, y se encontró tan a gusto que decidido quedarse aferrado al timón. Al partido le deben, sin duda, este tiempo de calma, una etapa de pausa y cohesión interna. Pero el momento exige mucho más. El momento pide competir por ser la voz líder de la izquierda en Cataluña, tener un proyecto de país propio y creíble, y discutir con el PSOE qué camino de futuro es el más viable. Y los socialistas, con una militancia envejecida –los votantes llamados a las urnas en las primarias tenían una media de edad de 62 años–, optaron por mirar adelante sin formularse grandes preguntas. El PSC continuará celebrando fiestas de la rosa con los de siempre. Lo que pasa es que los de siempre cada vez son menos, también en el área metropolitana. Es uno de los deberes de la dirección, volver a animar el votante progresista.

Iceta también deberá ser generoso de puertas adentro. Los militantes le han dado su confianza, pero casi un 46% de los que pasaron por las urnas y eligieron a Núria Parlon. Leer bien los resultados también implica acomodar a la ejecutiva del espacio que representa la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet. Parlon y sus seguidores no aceptarán que la transición “tranquila” que quiere el primer secretario sea sólo una operación de maquillaje. Iceta ganó y se puede sentir avalado por ser el candidato del PSC en las próximas elecciones. Otra cosa es que eso sea lo que más le convenga al partido, que puede dejar –sin quererlo– vía libre a los “comunes”.

(1) Cuando se habla de “comunes” viene al caso recordar que así se denominan los votantes y militantes que conforman ese heterogéneo grupo que se unió a Podemos y a la alcaldesa de Barcelona, sector que se denominó “Cataluña sí que puede”, al que confluyen una mayoría de jóvenes descontentos y con tintes de anarquismo, sin objetivos claros y siempre eludiendo definirse si están a favor o en contra del derecho a decidir de los catalanes. Y precisamente, el Partido Socialista Catalán se alió con Ada Colau en el ayuntamiento con lo que lograron ambos gobernabilidad.-

Por Joan Serra Carné

 

 

El socialismo catalán se enfrenta al andaluz por diferentes posturas ante la investidura de Rajoy

Mientras el PSC mantiene la idea de votar por el no, desde Andalucía insisten en que hay que formar gobierno como sea

Ante la inminente reunión de su comité federal este domingo, el PSOE ya está mostrando sus fisuras internas y se asoman dos posturas contrapuestas en relación a la investidura de Mariano Rajoy.

Por un lado, los socialistas andaluces que defenderán la abstención a Rajoy, lo que significaría que el líder del PP podría formar gobierno. Por el otro, el Partido Socialista Catalán (PSC), que antes que un gobierno del PP prefiere terceras elecciones y que votarían por el no, lo mismo que los socialistas vascos y los baleares.

“Lo peor sería ir a unas terceras elecciones generales”, manifestó el secretario de Organización del PSOE de Andalucía, Juan Cornejo. “A mí no me da urticaria la palabra abstención si resulta que es la única opción de evitar otros comicios”, agregó el dirigente andaluz, luego de que la comisión ejecutiva que dirige Susana Díaz aprobara, de forma unánime, la abstención ante una posible investidura de Rajoy.

De parte de los catalanes, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se mantuvo firme en su postura: “Entre Rajoy y nuevas elecciones, nuevas elecciones. Lo que le conviene al PSOE y a España es que el PSOE vote no, porque si el PSOE deja gobernar a Rajoy, tendremos el peor de los gobiernos posibles y una oposición con graves dificultades para ejercer su papel”, dijo el dirigente catalán.

La posición del PSC es la misma que defienden, entre otros líderes del PSOE, el castellano leonés Luis Tudanca, el valenciano Ximo Puig, la balear Francina Armengol y los vascos Patxi López e Idoia Mendía.

 

Susana Díaz quiere apurar la investidura de Rajoy para frenar al independentismo catalán

La líder actual del PSOE andaluz y presidenta de esa comunidad autónoma presiona al PSC para que no ponga trabas en la gobernabilidad de España

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, reclamó en el Parlamento regional que se resuelva cuanto antes el bloqueo institucional y poder hacer frente a los desafíos independentistas que “algunos se toman a broma” (en alusión al socialismo catalán). En este sentido, ha lamentado que “no es serio” llevar un año sin Ejecutivo.

La secretaria general del PSOE andaluz sacó a relucir su papel de líder nacional y dijo que se están perdiendo oportunidades y poniendo en riesgo “la paciencia y la confianza de los españoles en el sistema” ante la incapacidad de la clase política por alcanzar acuerdos.

En este punto, insistió en la necesidad de que la investidura se resuelva cuanto antes, “más allá de cómo se haga o cómo debe hacerse” porque está en juego “la unidad del Estado ante una amenaza independentista que no debemos pasar por alto”.

 

Barcelona. (INCAT-Agencias-Nació Digital).-

Sevilla. (INCAT-Agencias).-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *