“Existen legajos que vinculan a la CNU con el Ejército, la Side, policías y la Universidad”

Así lo expresó Claudia Bellingeri, directora del Programa de Justicia por Delitos de Lesa Humanidad de la Comisión Provincial por la Memoria, en el marco del juicio a integrantes de CNU por asociación ilícita y ocho homicidios. También prestaron declaración otros ocho testigos.

Con la declaración de nueve testigos, se realizaron dos nuevas audiencias en el juicio a integrantes de la agrupación de ultraderecha CNU (Concentración Nacional Universitaria), que tiene sentados en el banquillo de los acusados a nueve civiles y un militar retirado, por ocho crímenes cometidos en 1975 y el delito de asociación ilícita.

Ante el Tribunal, compuesto por los jueces Víctor Bianco, Elvio Osores Soler y Luis Imas, declaró Claudia Bellingeri, directora del Programa de Justicia por Delitos de Lesa Humanidad de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), quien dio cuenta del trabajo de peritaje realizado en base a los archivos de la ex DIPBA (la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires que funcionó entre 1956 y 1998), que concentra, entre otras cosas, información que intercambiaba con inteligencias de las otras fuerzas como la Prefectura Naval Argentina y organismos del Estado.

Allí constan las acciones desarrolladas en el territorio por los agentes de las fuerzas, las fichas personales de los ciudadanos espiados y los legajos donde se articulaba la información. En total, se llevan entregadas unas 2000 fojas en distintas instancias judiciales.

Bellingeri relató que la CPM es un organismo público, autónomo y autárquico creado por ley en el 2000. Planteó que el trabajo de peritaje realizado tiene una mirada dinámica, dado que hay legajos, por ejemplo, que empiezan en 1968 y concluyen en 1975, lo que hace no tener una mirada lineal sobre la información, sino de acumulación.

“Existen legajos donde existe vinculación entre miembros de CNU con el Ejército, con el GADA, con miembros de la Side, también de la Policía Federal y la Policía de la Provincia de Buenos Aires, incluso con rectores de Universidad, que contrataban miembros de la CNU para tareas de ‘seguridad’ del edificio”, relató Bellingeri.

La funcionaria de la CPM mencionó que también se cuenta con un informe confeccionado en 1985 sobre integrantes de la CNU, donde aparecen los imputados. A su vez, reparó en una reunión en el Marquesado Country Club, que consta en un informe de inteligencia de Prefectura, donde acudieron miembros de CNU, como Mario Durquet y Gustavo Demarchi.

Y que en un control en la zona de Punta Mogotes los obliga a detener el auto en que viajaban algunos de ellos, se entrega una cédula de la Side, y se determina que “el verdadero ocupante del rodado era Mario Durquet”, según consta en la información brindada al Tribunal.

Consultada por el Ministerio Público Fiscal, dijo que los informes de inteligencia de la Policía vinculan a la CNU con los cinco crímenes cometidos en la madrugada del 21 de marzo de 1975. Y el servicio de inteligencia de Prefectura de Mar del Plata asevera: “Este hecho se observó como una respuesta directa de la derecha, en venganza a la muerte de Piantoni (líder de la CNU), bajo consignas de ‘5×1’”.

Bellingeri señaló que en los informes elaborados por ella se entrecruzan documentos y datos para llegar a afirmar relaciones y vínculos. Ante la pregunta de uno de los abogados oficiales sobre posibles errores detectados en informes, la profesora señaló: “Toda persecución política es tendenciosa”.

Explicó que su trabajo no era valorar la información y que era la ex DIPBA la encargada de valorar la veracidad, y lo hacía a través de la clasificación de distintas letras (de la A hasta la E) en función de quién la aportaba. “Cuando las informaciones se reiteran es que el dato ha sido considerado no solo por la policía y la DIPBA sino también por la comunidad informativa”, expresó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *