Escandaloso operativo de desalojo de manteros en Mar del Plata

Personal de Inspección General intentó levantar los puestos de venta ambulante ubicados en Luro e Independencia. Los trabajadores se resistieron y se registraron serios incidentes. Desde el municipio defendieron la medida.

Un operativo de Inspección General en la zona de Luro e Independencia tuvo un desenlace escandaloso al encontrar la resistencia de los manteros a que les incauten la mercadería.

El accionar del personal municipal, secundado por efectivos policiales, se produjo este martes y tuvo como propósito ordenar la vía pública y ordenar los puestos de la decena de manteros que desde hace mucho tiempo se ubican en ese sector del microcentro.

El conflicto con la venta ambulante y la ocupación del espacio público no es de ahora, pero con la pandemia y la falta de trabajo, derivó en que se incrementaran la cantidad de puestos callejeros.

Sin embargo, este martes el municipio decidió ordenar esta actividad, registrándose serios incidentes.

Desde el Municipio justificaron la medida al señalar que «el objetivo era ordenar el espacio público pero algunos vendedores se pusieron violentos y un policía resultó herido», detalló al respecto el secretario de Gobierno Santiago Bonifatti.

«Siempre defendemos a quienes quieren trabajar, pero también tenemos la responsabilidad de cuidar y ordenar el espacio público. No sería lógico que cualquiera pueda ponerse a vender cualquier cosa en cualquier lugar», agregó.

Esta mañana, personal de Inspección General se hizo presente en la zona de Luro e Independencia, «como lo hacen todos los días en distintos puntos de la ciudad, con el objetivo de permitir una mejor circulación de los vecinos, dada la presencia de vendedores ambulantes en el lugar».

«Estamos en permanente contacto con el Sindicato de Vendedores Ambulantes para intentar ordenar el espacio público. En ese camino, junto a la Secretaría de Desarrollo Productivo trabajamos en la conformación y ordenamiento de distintas Ferias que funcionan en la ciudad, como es el caso de la que funciona en Plaza Rocha, entre otras», puntualizó el funcionario.

«En este caso en particular, el personal se dispuso a hablar con los vendedores para explicarles la situación e intentar darle un orden, solicitarles distanciamiento y que acoten el uso que estaban haciendo de la vereda para permitir una mejor circulación de los transeúntes y uno de los presentes se violentó», precisó.

Segun Bonifatti, «el operativo no tenía como objetivo secuestrarle la mercadería, siempre apostamos al diálogo. Sin embargo, uno de los vendedores se puso muy agresivo e incluso hubo un agente policial que resultó lastimado», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *