En Mar del Plata no se cumple con la regulación de fumigaciones

La normativa vigente prohíbe la aplicación de agroquímicos (insecticidas, herbicidas y fertilizantes) a menos de 1000 metros de zonas habitadas.

Se realizó en el recinto del Honorable Concejo Deliberante la jornada: “Salud Publica, Agrotóxicos y modelo productivo” convocada por la Red interinstitucional y de vecinos «Juntos Podemos».

De la misma participaron diferentes productores agroecológicos de la zona y referentes en el país de la temática, también profesionales de la salud, vecinos afectados, concejales, abogados y miembros de la UNMDP con el objetivo de  avanzar hacia una agricultura sustentable que no atente con la salud de los vecinos.

En Mar del Plata la normativa vigente, prohíbe la aplicación de agroquímicos (insecticidas, herbicidas y fertilizantes) a menos de 1000 metros de zonas habitadas. La misma hoy no se cumple, generando graves daños a las personas que están expuestas y violando su derecho a vivir en un ambiente saludable.

Cada día se acercan a la sala vecinos con diferentes afecciones que pueden estar relacionadas con la exposición a  agrotóxicos. Distintas lesiones de piel, irritaciones faríngeas y conjuntivales,  problemas respiratorios, distintos tipos de cáncer, problemas en la fertilidad, abortos espontáneos, entre otros”, señalaron desde la Asamblea Vecinos por la Vida Sin Agrotóxicos.

Los productos que se utilizan como el glifosato y el 2,4D son caratulados como cancerígenos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aún así no sólo son permitidos sino que además se utilizan de manera indiscriminada, sin ningún tipo de control y en la cara de la gente.

En junio del 2017, los vecinos alertaron al equipo de salud sobre las fumigaciones permanentes a metros de las casas. Entendiendo la salud como una construcción colectiva, valoramos la participación comunitaria como pilar en la defensa del derecho a la salud, derecho humano inalienable.

Desde ese momento, se vienen  realizando múltiples acciones para conocer, analizar, visibilizar y denunciar  esta problemática,  exigiendo que se haga cumplir la normativa que establece la distancia mínima de aplicación. “Al día de hoy no obtuvimos ninguna respuesta”… Manifestó Micaela DAmbra, enfermera del CAPS del barrio Felix U. Camet e integrante de la Asamblea,

Además, agregó: “Son irrefutables los  daños profundos que se producen por la utilización de estos venenos en la salud de las personas y del ambiente. 

Con esta actividad se demostró con  argumentos contundentes  y datos de la realidad, que  se pueden producir alimentos para toda la población de manera responsable, integrándonos con la naturaleza, por que somos parte de ella, sin perjudicar a nadie y garantizando la conservación de los recursos naturales, mejor llamados bienes comunes.

Creemos que las políticas públicas deben estar orientadas en ese sentido, protegiendo las vidas de las generaciones presentes y futuras y consideramos que los responsables de llevarlas a cabo, no deben permitir que se negocie con la salud de la gente.

Esperamos que el compromiso expresado por las autoridades que se hicieron presentes sea real y se transforme en acciones concretas. Por nuestra parte vamos a hacer lo necesario hasta que se tomen cartas en el asunto y paren de fumigarnos”, finalizaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *