El Gobierno suma a empresas de más de 800 empleados al plan para el pago del 50 % de salarios

Se flexibilizan los requisitos y se suman nuevos rubros para solicitar este beneficio.

El Gobierno suma a empresas de más de 800 empleados al plan para el pago del 50 % de salarios

El Gobierno nacional incorporó en las últimas horas más empresa al Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción, por el cual el Estado paga el 50% del salarios de los trabajadores del sector privado.

    A través de una Decisión Administrativa publicada hoy en el Boletín Oficial, se suman nuevos rubros que pueden solicitar el beneficio, se flexibilizan los requisitos de caída de facturación y incluye también a las empresas de más de 800 empleados.

   De acuerdo con el texto oficial, el programa de asistencia al trabajo se focalizó en asistir a las empresas y los trabajadores de sectores altamente afectados por la pandemia del coronavirus.

Por eso, para acceder al beneficio las empresas debían cumplir con dos requisitos: pertenecer a un rubro afectado y una caída en la facturación en el período del 12 de marzo al 12 de abril, en comparación con el mismo período del año anterior.

   Hasta el momento, un total de 660 sectores fueron identificados como elegibles para ser beneficiarios. 

   Un ejemplo es el sector de tostado, torrado y molienda de café, donde se encuentran registradas decenas de cafeterías que resultaron severamente afectadas. Lo mismo ocurre con el rubro elaboración de cervezas, bebidas malteadas y malta, donde hay desde grandes compañías industriales productoras de cerveza hasta pequeñas cervecerías artesanales.

Otro sector que se suma es el de servicios de explotación de infraestructura para el transporte terrestre, peajes y otros derechos, donde se encuentran concesionarias de terminales de autobuses que están totalmente paralizadas.

   “Se constató que al interior de un sector supuestamente poco afectado existen situaciones disímiles”, explicó el texto oficial.

    También se sumó el rubro de venta al por mayor de chocolates, golosinas y productos para kioscos y polirrubros, donde muchas firmas experimentaron caídas.

Y sectores exceptuados de la cuarentena, pero que experimentaron caídas generalizadas, como la elaboración de aluminio o la producción de galletitas y bizcochos, pastas frescas o quesos, donde más del 30% de las firmas experimentó caídas reales superiores al 29,4 %. o el caso de la producción de vinos.

Según datos de la Corporación Vitivinícola Argentina, la caída del consumo de vino estimada en marzo de 2020 respecto al mismo mes del año anterior rondaría el 30 %, debido a la reducción de un 5 % aproximadamente en la venta en los canales tradicionales (supermercados, almacenes, autoservicios) que representan aproximadamente el 70 % del consumo, a lo que se suma la disminución a cero en el canal “botella abierta” (restaurantes, bares, hoteles) junto con el canal “enoturismo” y vinotecas, las cuales también se han visto ampliamente afectadas en la comercialización. 

Por otro lado, el Gobierno también flexibilizó el requisito de caída en la facturación para acceder al programa, lo que permitirá que se incorporen unas 140.000 empresas, que se anotaron en el segundo llamado de inscripción.

    A partir de ahora, podrán pedir el beneficio empresas que presentan una variación en su facturación de hasta 5 % nominal positivo —en el período del 12 de marzo al 12 de abril de 2020 en comparación con 2019— que equivale a una caída real del 30 % aproximadamente.

   “El criterio de corte en 5 % en lugar de en 0 % permite incrementar el potencial de trabajadoras y trabajadores que percibirán el salario complementario contemplado en el Programa en alrededor de 125.000”, expresó el informe oficial.

Unas 450 empresas de más de 800 empleados se inscribieron para recibir el beneficio, pero son 195 las que tuvieron una facturación inferior al 5 % nominal (o -29,4% real). Estas 195 empresas emplean a 394.000 trabajadores.

   También se incorpora a partir de ahora a las empresas más nuevas, que no tuvieron facturación en marzo del año pasado, lo que hasta ahora impedía analizar su caída en la facturación, según los criterios que se habían establecido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *