Contessi: «La Industria naval es un ejemplo de superación de la grieta»

El presidente del Astillero Contessi destacó durante la botadura 138 «las medidas complementadas y profundizadas por dos gobiernos distintos que se mantuvieron para lograr un proceso virtuoso que está a la vista».

El Astillero Naval Federico Contessi y Cía. S.A. concretó en la mañana del lunes 22 de noviembre su botadura número 138 con la entrega del buque pesquero “ANTONIA D” al armador SAFA S.A. propiedad de la familia Di Bona.

El buque, un fresquero multipropósito de 24,10 m. de eslora de arqueo, tendrá puerto de asiento en Mar del Plata y se dedicará a la pesca de arrastre y media agua de variadas especies en la costa bonaerense como la merluza y el langostino con tangones.

Se trata de una evolución del prototipo -27AC- proyectado y diseñado por el departamento técnico del astillero, integrado por un equipo de jóvenes ingenieros navales egresados de la UTN local, técnicos, proyectistas y diseñadores industriales. Esta ha sido la primera botadura de esta versión del prototipo 27AC ya que el astillero tiene en curso de construcción otras 6 unidades del mismo modelo.

Esta fue también la primera botadura realizada a puertas abiertas, que permitió retomar una tradición de más de 60 años, solo interrumpida por los dos años de pandemia.

Se destacó en el acto la presencia del Prefecto Nacional Naval, Prefecto General Mario Rubén Farinón quien asistió acompañado del Director de Policía de Seguridad de la Navegación Prefecto General Italo D´Amico y del Jefe de la Prefectura Naval Mar del Plata, Pref. Mayor José Dos Santos quienes compartieron el palco de autoridades con el Intendente Municipal Dr. Guillermo Montenegro.

En la parte central del mensaje del directorio del Astillero destacó Domingo Contessi: «Nos entusiasma el acompañamiento que le está dando el gobierno nacional a la Industria Naval Argentina mediante medidas concretas y sumamente necesarias como son las restricciones a la importación de buques usados y la reciente línea de financiamiento del Banco Nación que esperamos sirva para destrabar órdenes de construcción en Astilleros que aún tienen capacidad ociosa y acelerar la renovación de la flota», señaló.

«La Industria Naval es un ejemplo de superación de la grieta, donde medidas complementadas y profundizadas por dos gobiernos distintos se mantuvieron para lograr un proceso virtuoso que está a la vista. Estas son las políticas de Estado que necesitan una continuidad en el tiempo, porque sus frutos también se recogen en el largo plazo”, remarcó.

En otro tramo de su discurso el Presidente del Astillero agradeció con emotivas palabras la confianza del armador Carlos Di Bona y de su familia que nuevamente eligieron este astillero para renovar su flota: “Estamos frente a una familia de emprendedores que siempre apostó al trabajo y a reinvertir su capital en la propia actividad pesquera, superando adversidades, enfermedades y los problemas crónicos de nuestra actividad. Los Di Bona nunca bajaron los brazos”.

Asimismo reconoció la presencia de la autoridad Nacional de la Prefectura naval argentina: “Es un honor poder mostrarle este buque y el potencial de la Industria Naval Argentina a la máxima autoridad de la Prefectura Naval Argentina, Prefecto General Mario Rubén Farinón y al Sr. Director de la Policía de Seguridad de la Navegación, Prefecto General Italo D’Amico. La Prefectura Naval Argentina no solo es la máxima autoridad marítima, es también el principal contralor durante todo el proceso de construcción de un buque. Valoramos enormemente la histórica integridad moral y ética de la fuerza, ya que son valores que nos unen y nos permiten superar cualquier inconveniente coyuntural”.

Seguidamente, el Obispo de la diócesis de Mar del Plata Monseñor Gabriel Mestre bendijo la embarcación y la madrina, Antonia María Demetrio, fue la encargada de estrellar la botella de champagne contra el casco del buque, en el instante previo a que tocara por primera vez las aguas del mar.

La renovación de la flota es de por si una noticia positiva ya que asegura mayor productividad para los armadores pero también mejores condiciones de trabajo para los tripulantes, a la vez que confirma la continuidad de trabajo para los astilleros locales que apuestan al largo plazo en la producción y la creación de empleo y ese marco marcó el clima de esta ceremonia.

La transmisión integral realizada en vivo a través de las redes sociales del astillero, pasó asimismo a ser también una nueva tradición de estas ceremonias y permitió difundir en tiempo real el trabajo de esta industria local.

Fotografías: Matías Capizzano y Alfredo Cardozo

En Youtube: Ceremonia de bautismo y botadura: https://youtu.be/tz_4_KKpNUY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *