Caso Lucía: uno de los imputados declaró que quiso reanimarla

Caso Lucía: uno de los imputados declaró que quiso reanimarla

Juan Carlos Offidani (41), uno de los tres detenidos por el crimen de Lucía Pérez (16), declaró este miércoles ante la fiscal del caso, doctora Andrea Gómez.

Según confirmaron fuentes con acceso a su testimonio, el acusado aseguró que no sabe lo que ocurrió dentro de la casa de Playa Serena donde asesinaron a la joven, luego de drogarla y violarla.

El detenido afirmó que llegó a la casa tras el llamado de otro de los acusados, Matías Farías (23), y que lo hizo acompañado de Alejandro Maciel (61), imputado por encubrimiento. Además, contó que sólo intentó reanimar a la adolescente.

Según su relato, unos 20 minutos después, al ver que la chica no reaccionaba la subieron a una camioneta y la llevaron hasta la sala de salud de Playa Serena, donde murió.

Cuando a Offdani le preguntaron si Farías era responsable del asesinato, el hombre no quiso responder a la pregunta. «Yo no estuve ahí cuando ocurrió todo. Sólo llegué para ayudar ante el pedido de Farías», se excusó. «Me dijeron que se había desmayado por una sobredosis«, siguió.

La fiscal Andrea Gómez seguirá este jueves con la pesquisa, cuando entreviste a Maciel. Al momento, los tres sospechosos continúan detenidos.

EL CASO

De acuerdo a la reconstrucción del hecho realizada por el Ministerio Público Fiscal, todo comenzó el viernes 7 de octubre pasado, cuando Lucía conoció a Farías y Offidani a través de una amiga de la Escuela Media 3 de Mar del Plata a la que ambas asistían.

Esta chica declaró ante la fiscal Sánchez que conoció Farías hace poco tiempo, cuando se presentó en el negocio en el que ella trabaja fuera del horario escolar, en el barrio Alfar.

Según la acusación, este joven y Offidani fueron quienes se acercaron a Lucía para venderle un cigarrillo de marihuana y, al día siguiente, el menor de ellos la citó en una casa de Playa Serena donde fue drogada, violada y empalada, lo que le provocó la muerte por «reflejo vagal».

Según la fiscal, los acusados luego lavaron y vistieron a la adolescente y la llevaron a la sala sanitaria de Playa Serena, donde ingresó muerta.

A raíz de los dichos de Farías, quien permaneció junto a la víctima en ese lugar, los médicos creyeron inicialmente que Lucía había sufrido una sobredosis, aunque mediante la autopsia se determinó que había sido víctima de un brutal ataque sexual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *