Cáritas Mar del Plata pidió “no reducir a los pobres a un número de la estadística”

El próximo fin de semana hHabrá varias actividades por la Jornada Mundial de los pobres y el obispo almorzará con ellos

El próximo fin de semana, se realizará en todo el mundo la primera Jornada Mundial de los pobres, instituida por el papa Francisco al finalizar el año de la misericordia en 2016.

Desde Cáritas Mar del Plata, expresaron a través de un mensaje a toda la sociedad, la “gran alegría por esta iniciativa que el Espíritu Santo inspiró al papa Francisco: convocar a la Jornada Mundial de los Pobres. Este domingo 19 de noviembre será la primera de estas jornadas, en las que el papa nos invita a volver la mirada, el corazón y las manos a los más pobres de nuestra sociedad”, iniciaron.

Desde la organización caritativa de la Iglesia local indicaron que “desde nuestra realidad marplatense los invitamos a mirar a los ojos a los pobres para descubrir en su rostro a un hermano a quien la vida ha golpeado y la sociedad no le ha dado las oportunidades suficientes para desplegar sus capacidades. No podemos reducir a los pobres a que sean sólo un número de la estadística. Tampoco son un problema ni un riesgo para nuestra sociedad. Todos los intentos para invisibilizar a los pobres contradicen claramente el proyecto de Dios. Mirándolos a los ojos, llamándolos por su nombre, los volveremos a descubrir como hermanos queridos”, señalaron en el mensaje.

Durante estos días habrá varias iniciativas en las parroquias tendientes a celebrar y compartir la vida y la fe con los más pobres. Abrir el corazón a los pobres también nos lleva a indignarnos ante quienes los usan, los explotan y no les dan las herramientas para crecer e insertarse plenamente en la sociedad”, enfatizaron desde Cáritas diocesana.

Y más adelante, comprometieron a todos: “Esta jornada es también un llamado para poner las manos a la obra y hacer, desde la cercanía y la amistad, algo concreto por los más pobres. En este marco, no podemos dejar de señalar la responsabilidad del Estado municipal, provincial y nacional para generar políticas y otorgar el presupuesto necesario para mejorar la vida de los más pobres. No nos podemos acostumbrar a que sigan muriendo hermanos en situación de calle, a que el empleo digno y bien remunerado sea casi una excepción a la regla, a que los mercaderes de la muerte que trae la droga sigan desplegando su accionar con impunidad, a que los pibes sean juzgados como sospechosos sólo por su aspecto, a que tantas familias no cuenten con su tierra, su techo y su trabajo, a que se prefiera la descalificación y la represión antes que el diálogo para solucionar los conflictos sociales. No nos podemos acostumbrar a que gane la violencia y la injusticia. Cada uno de nosotros, cada familia y comunidad, sin dejar de exigir que el Estado haga lo que le corresponde, también estamos llamados a hacer algo concreto por los pobres”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *