Bélgica ganó y demostró que está para algo serio

El delantero llegó a 16 goles en los últimos 11 partidos con la camiseta de su país. Además, se convirtió en el máximo goleador belga de los mundiales con 5 tantos y se unió al club de los pocos jugadores que hicieron un doblete en los primeros dos encuentros, junto a un tal Diego Armando Maradona. Estadísticas abrumadoras de un delantero que encaja perfecto en el funcionamiento del plantel.

Bélgica fue una aplanadora. Hizo 5 goles y mereció, como mínimo, ganar 8 a 2. A los 6′ del encuentro ya estaba en ventaja con un tanto de otra de sus figuras, Eden Hazard, desde los doce pasos. Diez minutos más tarde llegó el primer gol del centrodelantero, tras una gran asistencia de Dries Mertens. Cuando había olor a goleada, Túnez descontó en los pies de Bronn, que lamentablemente salió lesionado instantes más tarde.

Ahí comenzó a descalabrarse totalmente el conjunto dirigido por Nabil Maâloul, que volvió a sufrir la eficacia de Lukaku cuando finalizaba el primer tiempo. El cotejo estaba 3 a 1 a favor de Bélgica, que prometía seguir atacando en el complemento. Y así lo hizo, a los 51′ Eden Hazard logró llegar a su doblete para empezar a liquidar poco a poco el partido. Lo demás fue un monólogo de Bélgica, que esperaba la respuesta de Túnez y salía rápido de contraataque.

El 5 a 1 llegó cuando faltaba 1′ para cumplir los 45 del segundo tiempo, a través de Batshuayi, y los tunezinos descontaron sobre el final para decorar el resultado y achicar un poco la abrumada diferencia de gol. Por el nivel de juego, se podía predecir una goleada a favor de Bélgica desde el primer tiempo, que demostró un altísimo vuelo futbolístico y preocupa a más de un equipo en la lucha por el título del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *