9 maneras sencillas de proteger tu privacidad

Más de una vez, cuando nuestra computadora se estropea, recurrimos automáticamente a un servicio técnico o a alguien que quizás entiende un poco más que nosotros.

9 maneras sencillas de proteger tu privacidad

Sin embargo, en la mayor parte de las ocasiones el correcto mantenimiento del equipo depende de las herramientas que usamos para tal fin. Si tomamos las decisiones correctas, la privacidad de los datos que almacenamos estará asegurada sin necesidad de terceros.

Para que la red sea más sólida, existen algunos consejos básicos a tener en cuenta:

  1. Prestar atención al Sistema Operativo. Es importante que incluya todos los parches de seguridad críticos y, sobre todo, que estén actualizados. Mientras más recientes, más resistentes (chequear si esta acción, que suele ser mensual, se encuentra activada automáticamente o si es necesario configurarla de forma manual).
  2. Cuál es el Navegador Web de uso diario (Google Chrome, Internet Explorer, Mozilla Firefox, Opera o Apple Safari). Algunos navegadores no escatiman en llenarnos de publicidad maliciosa, ventanas emergentes, íconos extraños, entre otras situaciones que solo vuelven más lenta la navegación. Cambiar a un buscador más seguro y actualizado, colabora definitivamente con la limpieza y mantiene confiables nuestros archivos.
  3. ¿El antivirus es robusto lo suficiente? La conectividad 24 horas, expone a los equipos a miles de intrusos (llámense virus, gusanos, troyanos, de espionaje, etc.) dispuestos a robar o dañar la información que guardamos. Tal es así, que uno de los ejes básicos sobre seguridad, es la instalación de un potente antivirus con el fin de proteger la PC ante posibles infecciones. Asimismo, es fundamental mantenerlo actualizado, ya que de otra manera todo esfuerzo podría ser en vano. Es necesario aclarar, que el software no necesita ser pago para cumplir con su función esencial.

¿Están instalados los mejores VPNs? Estas tecnologías son la primera línea de defensa ante posibles vulnerabilidades, ya que vinculan la totalidad de los dispositivos disponibles (en hogares o compañías) a una red privada con conexión a Internet de forma segura. La información circula completamente encriptada, incluso durante el registro en redes públicas de Wi-Fi.

  1. Poner foco en las contraseñas empleadas para la configuración de cuentas. Definir contraseñas se ha convertido en un dolor de cabeza para muchos, hay que reconocer que apelar a las mismas por tanto tiempo, adormeció la creatividad de los usuarios. Lo ideal es crear siempre claves cifradas o alfanuméricas para que nadie pueda adivinarlas o hackearlas.
  2. ¿Qué tan confiables son las fuentes usadas para la descarga de softwares? Es un hecho que hoy en día existen páginas que son el refugio ideal de virus y todo tipo de malware. Si se planea la descarga de aplicaciones y/o softwares, será fundamental contar con una lista de sitios de referencia, no por su gran catálogo sino por su legitimidad.
  3. ¿Se usa un firewall? Cuidar la seguridad de nuestra PC jamás está de más. Incluir el cortafuegos aumentará el nivel de protección (siempre y cuando se mantenga actualizado) ya que previene el ingreso o egreso de información sin previa autorización y al mismo tiempo, evita que alguien entre ilegalmente a la computadora desde alguno de sus puertos.
  4. No olvidar los programas anti-malware. Los pequeños destructores virtuales a los que nos enfrentamos, son cada vez más fuertes y complejos de eliminar. Por ello, escanear periódicamente la PC para detectarlos a tiempo, puede ser la única manera de esquivar estas amenazas.
  5. Evitar el spam, o emails no deseados. Cuando se trabaja todo el día con cuentas de correo electrónico es sencillo detectar a diario cientos de mensajes provenientes de remitentes desconocidos. Lo mejor que se puede hacer para preservar la integridad de la cuenta, es no abrirlos, ya que probablemente expongan a la PC a códigos maliciosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *