Lic.Dorrego_baja

Una terapia que utiliza campos magnéticos de muy baja frecuencia trata exitosamente la osteopenia que se produce por trastornos alimentarios como la anorexia. Se puede incorporar a los demás recursos terapéuticos para estos problemas que afectan con frecuencia a mujeres jóvenes.

 

La pérdida de calcio en los huesos como consecuencia de trastornos de la alimentación es una de las formas de osteopenia en mujeres jóvenes que se pueden tratar con la Terapia con Campos Magnéticos en Microgauss (TCMM).

 

La kinesióloga Graciela Dorrego, con experiencia hospitalaria y miembro del equipo de KMI (Kinesiología y Medicina Integrativa) explica cómo las personas que padecen estos problemas llegan a la osteopenia y qué efectos tiene esta terapia.

 

“En las anorexias, las bulimias y algunos otros trastornos de la imagen y de la alimentación – explica Dorrego – las personas afectadas empiezan a perder sales minerales, entre ellas el calcio. Las anoréxicas no comen y se ven gordas, las bulímicas comen, pero vomitan, entonces no tienen alimento. Y las que padecen obsesiones por su figura o su peso pueden tomar diuréticos y laxantes y además van mucho al gimnasio; entonces, todos los alimentos que tendrían que tener en el cuerpo, los pierden. Esto genera descalcificación en los huesos además de otras consecuencias como el descenso de peso, calambres o fatiga.”

 

“En el consultorio tenemos muchísimos casos de bulimia y anorexia que presentan una disminución de calcio a nivel óseo. A veces, son pacientes mandados por terapeutas, para trabajar no sólo a nivel emocional y psicológico, sino también físico. En el caso de la anorexia- explica la especialista – esta osteopenia viene acompañada de una pérdida del nivel normal de hormonas. La hormona que fija el calcio en el cuerpo de la mujer – oxitocina – y las hormonas femeninas no están en el nivel esperable en mujeres jóvenes. Muchas de estas chicas dejan de menstruar.”

 

“Hemos visto que en los casos de anorexia, la TCMM baja el nivel de distrés, generando una mejor absorción de los aminoácidos consumidos en los alimentos. Lo que logramos es que las células puedan abastecerse de minerales de forma correcta y volver a poner el calcio en los huesos nuevamente.”

 

La TCMM se realiza en sesiones absolutamente cómodas e indoloras. Se trata de una tecnología segura – más que la magnetoterapia convencional – con efectos comprobados por estudios hospitalarios.

 

Asesoró: Lic. Graciela Dorrego, kinesióloga especialista en aplicación de TCMM en el centro KMI, Kinesiología y Medicina Integrativa. www.kmiconsultorios.com.ar Güemes 4070 PB A, CABA, tel. 011- 4832 – 2744.

Dejanos un comentario:

Comentarios