Así lo informaron desde el Viceconsulado honorario de España en Mar del Plata.

A partir de nuevas disposiciones de seguridad de la Unión Europea que exige datos biométricos en el pasaporte, las máquinas registradoras de huellas digitales fueron ubicadas en los Consulados Generales.

Como consecuencia de esta medida, aquellos marplatenses que tengan que realizar una renovación o gestionar por primera vez el pasaporte deberán trasladarse a la ciudad de Buenos Aires.

Esta nueva disposición ocasiona un importante trastorno a las personas mayores, quienes, generalmente, deben ser acompañadas por algún familiar, lo que motiva un significativo desembolso de dinero, además del desgaste físico de las personas.

Por su parte, al resto de los solicitantes les ocasiona una sumatoria de inconvenientes, como ser la ausencia al trabajo; o la falta a sus estudios, por parte de los más jóvenes.

Debido a los reclamos realizados en las distintas instituciones españolas de Mar del Plata, relacionados con las dificultades para la obtención y renovación de los pasaportes españoles, motivó que el vicecónsul honorario de España, Fernando García Navarro, reuniera, en la sede diplomática, a los presidentes de todas las asociaciones españolas de la ciudad, a los efectos de escuchar sus reclamos y, a la vez, poner en su conocimiento, las actuales disposiciones.

En el transcurso de la reunión, la funcionaria del viceconsulado, Rosaura Cuadrado, además de aclarar, junto a su titular, García Navarro, distintos aspectos de esta variante en la tramitación de los pasaportes, agregó que: “si bien es cierto que los menores de 12 años pueden solicitar su pasaporte desde Mar del Plata; también pueden hacerlo los ancianos, previa presentación de un certificado médico, constatando la imposibilidad del traslado”; enfatizando que, “en este último caso, el documento de referencia no sirve para viajar, sino sólo para documentarse a los efectos de la obtención de distintos beneficios”.

Por último se resolvió enviar una nota al Cónsul General de España en Buenos Aires solicitando que se le provea al viceconsulado marplatense de las correspondientes máquinas registradoras de huellas digitales, teniendo en cuenta que la representación diplomática de Mar del Plata cuenta, en la actualidad, con cerca de 20.000 inscriptos; y con una atención diaria de más de un centenar de personas.