El sábado 19 de marzo a las 21.30 reabre sus puertas “La Milonga del Auditorium” en el café teatral “Emilio Alfaro”, en vísperas de cumplirse el segundo aniversario de esta singular propuesta de música y danza a cargo de la pareja de bailarines de tango Bernardo e Isadora.

“Reabrimos el gran salón de baile que es La Milonga del Auditorium con el primer encuentro de 2011 y a punto de cumplir los dos años de shows y clases de tango”, anunció Bernardo, uno de los organizadores del espectáculo.

Convertida ya en un reducto altamente convocante de los cada vez más apasionados del tango, la milonga cumplirá dos años durante el próximo mes de abril, tiempo para el cual sus organizadores ya se encuentran preparando un festejo especial.

“Mientras esperamos esa celebración, este primer encuentro de 2011 incluirá un homenaje al gran Aldo Bartolucci, un antiguo milonguero de la ciudad de Mar del Plata que con sus más de 80 años sigue recorriendo los circuitos musicales con la vitalidad y la pasión de siempre”, precisó Bernardo.

Al igual que en cada una de sus ediciones anteriores, esta singular propuesta dará comienzo con clases de tango dirigidas a cada nivel, pero en particular de los principiantes. “El público que ocupa la pista es cada vez más heterogéneo, hay gente mayor pero también mucha juventud”.

Según Bernardo “en Mar del plata creció mucho el circuito de milongas y nosotros concentramos nuestra propuesta en tres ritmos, tango, vals y milonga, con un estilo propio de las orquestas de la década del ‘40 como Carlos Di Sarli, Juan Darienzo, Miguel Caló y Francisco Canaro”, entre otros.

A criterio del artista, el tango que más se consume en estos circuitos es el de salón, “definitivamente el tango social es el de pista, bien al ras del suelo y muy alejado de los escenarios, cuyo mayor desafío consiste en aprender a compartir la pista con otras parejas”.

Bernardo e Isadora siempre coincidieron en considerar que el tango “es un baile maravilloso por el concepto que trasmite, el movimiento que tiene y sobre todo por su concepción social. De esta música ciudadana y urbana se destaca el encuentro físico y emocional”.

Para Bernardo “el Teatro Auditorium tiene todas las comodidades necesarias para realizar una milonga y una clase bien hecha, que nos permite lograr que el tango llegue a todas las edades”.

Bernardo e Isadora son marplatenses y pareja de baile desde hace 5 años. “Cada vez es más común que los jóvenes se acerquen al tango”, dijo Bernardo y agregó que “el atractivo principal es la oportunidad de poder improvisar bailando y no estar atado a una coreografía, así la magia de la conexión con la pareja se torna muy interesante”, apuntó.