Los dos activistas argentinos de la organización ambientalista Greenpeace, Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi, pudieron hablar con sus familias desde la cárcel donde están alojados en Moscú hace poco más de dos semanas, acusados de piratería.

 

“Me produjo una tremenda emoción tanto a mí como a mi esposa poder hablar con Camila luego de tanto tiempo y me alegró saber que se encuentra bien”, dijo el papá, Néstor Speziale.

 

El papá de Camila, de 21 años, destacó que “se están haciendo negociaciones para que puedan dejarla en libertad, pero es muy difícil, las leyes de ese país son muy estrictas y ya sabemos que hoy negaron una de las excarcelaciones” solicitadas por Greenpeace.

 

A más de dos semanas de ser detenidos, cuando el buque de Greenpeace Arctic Sunrise fue abordado por la Guardia Costera rusa mientras realizaban una protesta en el Ártico frente a una plataforma petrolera de la compañía Gazprom, los argentinos junto a otros 28 activistas de Greenpeace permanecen en celdas acusados del cargo de piratería.

 

Por su parte, la familia de Perez Orsi contó que está fuerte de ánimo, que lo están tratando bien y que tiene un compañero ruso que “lo trata como un hermano”.

 

“Estamos contentos de que hayan podido hacer esta llamada, pero lo que queremos es que estén junto a su familia, lo antes posible”, dijo Martín Prieto, director ejecutivo de Greenpeace en Argentina.

 

Las dos familias se reunieron en Casa Rosada con el vicepresidente Amado Bodou, el canciller Héctor Timerman y el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, y les pidieron que Argentina se sume como país a la presentación iniciada por Holanda para pedir la liberación del barco y la tripulación, informó la organización ambientalista a través de un comunicado.

 

HALLAN DROGAS EN EL BARCO

 

Los investigadores rusos del caso de los activistas de Greenpeace detenidos y acusados de piratería dijeron que han encontrado sustancias narcóticas a bordo del rompehielos “Arctic Sunrise” con el que se organizó una protesta en el Ártico.

 

“Durante la inspección del barco, se encontraron sustancias narcóticas (presuntamente opiáceas y morfina). Se estudia el origen de estas sustancias y qué uso se les daba”, señaló Vladímir Markin, portavoz del Comité de Instrucción de Rusia.

 

Según Markin, de acuerdo con los datos obtenidos en el curso de la investigación “se prevé corregir los cargos ya presentados (a los activistas)… y para los investigadores es evidente que a varios de los imputados se les presentarán acusaciones por delitos más graves”.

 

El abogado de Greenpeace en Rusia, Mijail Kreindlin, afirmó, acerca del supuesto hallazgo de drogas, que “el barco se encuentra desde hace mucho tiempo sin tripulación… y bajo control de gente desconocida”.

 

“No quiero acusar a nadie pero allí se podría encontrar cualquier cosa”, agregó, en alusión a que alguien podía haber colocado las sustancias. “Nuestras normas internas prohíben cualquier uso de sustancias narcóticas”, dijo el abogado a la agencia Interfax.

 

La propia Greenpeace Rusia, en su Twitter, se pregunta “qué más pudieron haber colocado en el barco”, ya que el rompehielos se encuentra sin sus tripulantes desde el 24 de septiembre pasado, cuando los activistas fueron trasladados a tierra y detenidos.



Siguiente Noticia Discapacidad: plantean mejor accesibilidad en playas y baños inclusivos

Noticia Anterior Clases en marzo: "Pulti embarca a distintos sectores hacia un camino sin salida"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario