Ante una serie de reparos que los vecinos del barrio Santa Mónica opusieron a la decisión de la comuna de abrir algunas calles cortadas por las vías del ferrocarril (a la altura de Funes), la Municipalidad abrió una mesa de diálogo, a fin de consensuar los pasos a seguir. Se llevó a cabo la primera reunión y en dos semanas tendrá lugar la próxima.

 

“A partir de la noticia de apertura de calles en los barrios Santa Mónica y Pinos de Anchorena los vecinos convocaron a referentes de Vialidad para tener algunas reuniones por las posible apertura de las calles Formosa y Almafuerte”, señaló el titular de Vialidad, Santiago Bonifatti.

 

“Es por eso que nos hemos reunido en la Sociedad de Fomento del barrio Santa Mónica, con la presencia de más de 60 vecinos entre ellos la Secretaria de la Sociedad de Fomento, Diana Trigo; de la misma participó el director general de Vialidad (Julián Mascitti), que fue quien informó cuáles eran los permisos que había solicitado el municipio, cuál es la intención y los motivos para la apertura”, agregó.

 

En ese sentido, el funcionario explicó: “Se escucharon cuáles eran las opiniones de los vecinos que allí asistieron. En principio, los argumentos que esgrimió el municipio fueron relacionados no solo a la mejora de la transitabilidad de los barrios, sino también eliminar una barrera urbanística que divide a la ciudad en dos tramos.”

 

En cuanto a los argumentos esgrimidos por los vecinos, Bonifatti remarcó que “manifestaron que hay una cantidad de árboles muy antiguos, muy añejos que quieren preservar y también el impacto que les puede generar a ellos en su calidad de vida el hecho de la apertura de calles. A la conclusión que se arribó fue la necesidad de abrir una mesa de diálogo a la cual el municipio accedió junto con los vecinos para poder ir trabajando puntualmente todos estos temas que se plantearon.”

 

“Habrá una próxima reunión dentro de 15 días, donde la comuna presentará un proyecto de apertura de circulación y de la cual los vecinos también van a participar de ella, con todos los elementos que tiene que ver con la preservación de las especies arbóreas y de la calidad de vida de los mismos. No se va a abrir ninguna calle de manera inconsulta por lo que seguiremos en diálogo constante con los vecinos”, concluyó el titular de Vialidad.

 

En referencia a estas reuniones, la secretaria de la Sociedad de Fomento del barrio Santa Mónica, Diana Trigo, afirmó que “los vecinos –durante muchos años- han cuidado esos espacios y están acostumbrados a una convivencia amigable con el medioambiente. Y vinieron con la inquietud de no abrir esos pasos.”

 

La fomentista comentó que “se entendieron las razones de esos vecinos y por eso propusimos una reunión en nuestra sede para escuchar a todos los que se querían expresar. Los vecinos que tienen viviendas sobre la calle Funes (la de la vía) no quieren cambiar su calidad de vida, manifiestan que han pagado onerosamente sus propiedades y que no verían con buenos ojos la apertura de esas calles.”



Siguiente Noticia Obras Sanitarias celebra los 100 años de saneamiento en la ciudad

Noticia Anterior Brillantes actuaciones de jóvenes tenistas en Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

2 Comments

  1. andrea
    9 octubre, 2013 at 7:32 PM — Responder

    Basta de pensar en gente que quiere vivir en barrios privados, si esa es su intención que vayan a Rumencó o alguno similar, se quieren adueñar de la calle, Apertura de calles en forma rápida

  2. marco
    9 octubre, 2013 at 6:59 PM — Responder

    La Vía es una barrera que divide la ciudad en dos, el tránsito por Matheu es de “locos”, que prive el sentido común y se abran las calles.

Deja un comentario