La presidenta Cristina Kirchner será operada este martes por la mañana del hematoma craneal tras sufrir nuevos malestares físicos, informó la Fundación Favaloro.

 

Según un comunicado de esa institución, la jefa de Estado sintió un “hormigueo en el brazo” por lo que se le efectuó un examen físico neurológico en la Residencia de Olivos en el que se “constató una transitoria y leve pérdida de la fuerza muscular del mismo miembro superior”.

 

“Frente a dicho cuadro clínico este equipo indica la intervención quirúrgica. Consiste básicamente en la evacuación quirúrgica de dicho hematoma”, agregó el comunicado firmado por Gerardo Bozovich, director médico de la Fundación Favaloro, y Facundo Manes, director del Instituto de Neurociencias de la entidad.

 

El texto que acercó el secretario de Comunicación Pública Alfredo Scoccimarro a la sala de periodistas de la Casa de Gobierno agrega que “la intervención tendrá lugar el martes 8 de octubre de 2013 en horas de la mañana”.

 

“La intervención quirúrgica es bastante sencilla”

 

“Se trata de un proceso bastante sencillo. Lo más común es abrir un pequeño orificio en el cráneo, drenar el hematoma y cerrar”, indicó el neurólogo Gabriel Persi, especialista del Instituto de Neurociencias de Buenos Aires (INEBA).

 

“Entre las actividades que hacen los neurocirujanos es una cosa bastante sencilla que se hace frecuentemente”, agregó Persi, al señalar que el hematoma está entre dos membranas que recubren el cerebro, por lo que no es necesario tocar este complejo órgano.

 

“La sensación de hormigueo o parestesia es una sensación anormal ante una falta de estímulo sensitivo, lo mismo que se siente cuando se duerme una pierna”, detalló Persi, quien señaló que “puede ser un síntoma de que el hematoma está recubriendo las áreas sensitivas”.

 

“El 90 % de esas operaciones” resultan exitosas

 

Nueve de cada diez operaciones de hematomas subdurales crónicos, como la que deberá afrontar mañana la presidenta Cristina Kirchner, resultan exitosas, aseguró hoy el neurocirujano Diego Fidel Martínez.

 

“En el 90% de los casos, y si los neurocirujanos están bien capacitados, conocen la patología y son cautelosos, es una cirugía que presenta una buena evolución”, aseveró Martínez en diálogo con Noticias Argentinas.

 

El médico del hospital Santa Lucía y de la clínica Santa Isabel señaló que en estas operaciones “lo habitual es la realización de dos craniectomías, una anterior y otra posterior, del lado en que se localice el hematoma”.



Siguiente Noticia Vence el plazo para justificar la no emisión del voto en las PASO

Noticia Anterior Pepe Scioli y Giri, con estudiantes secundarios

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario