En la provincia de Buenos Aires unos 23.200 bebés nacen antes de la 37º semana de gestación, cuando lo adecuado es que nazcan a partir de la 38º.

 

Con motivo de la Semana del Prematuro, que se celebra en hospitales públicos, los especialistas en maternidad e infancia advirtieron que el estrés y la violencia pueden ser motivo de prematurez al nacer.

 

Entre los motivos más frecuentes de nacimientos prematuros figuran las infecciones, la hipertensión, la diabetes, el consumo de tabaco, alcohol o drogas durante el embarazo.

 

Pero hoy también se sabe que contextos hostiles, en los que peligra la salud mental de la mamá por hechos de violencia de género, falta de atención y ansiedad pueden acortar los tiempos de embarazo. Y pese a los enormes avances que se lograron para la sobrevida de estos chicos, nacer antes de tiempo sigue siendo una de las principales causas de muerte antes del mes de vida.

 

Cuando un bebé nace antes de término las complicaciones se multiplican: nacerá con bajo peso -porque es en el último trimestre de la gestación cuando engordan-, y estará más expuesto a sufrir problemas en su desarrollo neurológico, trastornos en la visión, la audición o problemas óseos, digestivos y anemias.

 

Sin embargo, en buena parte de los casos, es posible prevenir la prematurez o sus consecuencias. Hace tres años, a partir de una propuesta del ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Collia, UNICEF estableció la Semana del Prematuro a principios de octubre. La idea es concientizar para prevenir esta tendencia a partir del registro, cada vez más frecuente a nivel mundial, de nacimientos antes de tiempo.

 

Para generar conciencia sobre los modos de prevenir estos nacimientos, el ministerio de Salud de la Provincia organizó talleres informativos y jornadas de celebración con prematuros que salieron adelante gracias al trabajo del equipo de salud en más de 50 hospitales provinciales (Más información en www.ms.gba.gov.ar).

 

Controles oportunos

 

Este año la semana arrancó el 30 de septiembre y se extenderá hasta el 6 de octubre bajo dos premisas: por un lado, la prematurez se puede prevenir en muchos casos, por medio del control del embarazo y, por otro, los recién nacidos prematuros tienen derecho a nacer y a ser atendidos en lugares adecuados.

 

“Todo lo que le pasa a la embarazada le pasa a su bebé, por eso tenemos que generar condiciones de cuidado para ellas; cuidar a la embarazada es cuidar a toda la sociedad”, destacó Collia.

 

En ese sentido, expresó que “una mujer bajo condiciones de estrés, maltrato o violencia durante la gestación es mucho más propensa a tener un bebé prematuro y, por lo tanto, con bajo peso y mayores riesgos para su salud”.

 

Por eso, los especialistas alientan tanto a las familias como al equipo de salud a generar condiciones de contención y especial atención sobre las mujeres que esperan un bebé.

 



Siguiente Noticia Como Lucir Más Alta

Noticia Anterior Agentes de la policía y Prefectura no ayudaron a chofer herido

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario