Margarita Malig, esposa de Hernán Pérez Orsi, el activista preso en Rusia, aseguró esta mañana que “en ningún momento” se imaginó que su marido podía ser detenido por las acciones ecologistas y admitió que está haciendo trámites para viajar a acompañarlo junto a su hija de un año.

 

“Están haciendo lo posible para que los liberen porque no hay ningún cargo. Hay posibilidades (de que no se cumplan los 60 días de arresto)”, dijo Malig en diálogo con radio La Red (FM 91.3).

 

La esposa de Pérez Orsi contó haber hablado con el embajador argentino en Rusia. “No están en prisión sino en una institución policial, separados”, agregó.

 

Por su parte, la organización ecologista Greenpeace ratificó hoy que apelará la decisión de un tribunal ruso de dictar la prisión preventiva por 60 días para los ambientalistas que permanecen detenidos en ese país tras una protesta en el Artico, entre ellos dos argentinos, con el objetivo de “buscar su liberación inmediata”.

 

“La recibimos bastante mal, pensábamos que no iba a suceder esto” de la extensión por dos meses de la prisión preventiva para Pérez Orsi y Camila Speziale, los dos argentinos apresados en el grupo de 30 ambientalistas de la organización Greenpeace, indicó la mujer.

 

Malig aseveró que no ha tenido contacto con su esposo y que esperaba “tenerlo hoy”, al tiempo que ratificó que la decisión de la Justicia rusa “se va a apelar para que los liberen lo antes lo posible”.

 

“Estoy haciendo los trámites como para poder viajar y acompañarlo en caso de que pueda estar con él. Tenemos a Julia, de un año, y la idea es viajar con ella”, expresó.

 

Además, Malig puntualizó: “En ningún momento me imaginé que esto iba a terminar así, él sabía que había riesgos (por su actividad) pero nunca se imaginó” que podía ser detenido.

 

Ayer, el tribunal ruso de Mourmansk dictó la prisión preventiva por 60 días de Speziale y Pérez Orzi “para investigar si cometieron el delito de piratería”, dijo a DyN el director ejecutivo de Greenpeace en Argentina, Martín Prieto.

 

Los dos ambientalistas argentinos fueron detenidos junto a otros 28 activistas de la organización internacional, tras intentar abordar una plataforma de perforación petrolera en el Artico, propiedad de la compañía estatal rusa Gazprom.



Siguiente Noticia Merlo dejó Aldosivi

Noticia Anterior UCIP brinda asesoría legal a comercios infraccionados

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario