El secretario gremial del Sindicato de Empleados de Comercio de Mar del Plata, Guillermo Bianchi, se mostró sorprendido por el tono “virulento e intimidatorio” de las declaraciones que surgieron desde la UCIP con respecto al Día del Empleado de Comercio.

 

Este jueves 26 de setiembre las cadenas de supermercados locales, multinacionales y chinas, de electrodomésticos, tarjetas de crédito, paseos comerciales, entre otros, confirmaron el cierre de sus establecimientos.

 

Habrá inspectores recorriendo los principales centros comerciales para verificar el cumplimiento de este feriado nacional para el sector mercantil.

 

En declaraciones a Radio La Red (FM 91.3), el dirigente del SEC recordó que “esta es una ley nacional que a partir de 2010 entró en vigencia y de manera consensuada, trabajando con el cuerpo de delegados, manteniendo entrevistas con empresarios locales durante estos años, llegamos a la conclusión de la necesidad de cerrar las puertas”.

 

Bianchi precisó que este año suscribieron a este derecho “la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, el Concejo Deliberante donde todas las fuerzas políticas adhirieron con una ordenanza, el intendente Pulti se juntó con Pedro Mezzapelle y le dio su total apoyo, diputados provinciales a través de un proyecto legislativo, la CGT, e inculo Apyme apoyó el cierre ese día”.

 

El secretario gremial destacó el acuerdo firmado en el Ministerio de Trabajo con una importante cantidad de empresas que confirmaron que el 26 de setiembre van a cerrar sus puertas.

 

La Unión del Comercio, la Industria y la Producción (UCIP) de Mar del Plata hizo pública una pegatina que sufrieron comercios marplatenses ante la proximidad del Día de Empleado de Comercio.

 

En tal sentido, la entidad presidida por Raúl Lamacchia ratificó su posición sobre “garantizar la libertad de trabajo es prioridad de todos” y solicitó garantías a las autoridades policiales para que se respete la decisión del comerciante.

 

Consultado acerca de la postura de la UCIP, Bianchi sostuvo que “esto está armado, el reclamo del cumplimiento de una ley es un acto de justicia y ellos interpretan que es un acto patoteril“.

 

“Como hicimos una manifestación por las calles repartiendo volantes creen que es un abuso, se reunieron con la policía, esto ha tomado estado policial, el derecho del trabajador se lo toma como un acto de delincuencia“, expresó sin ocultar su indignación.

 

Para el dirigente mercantil esta actitud de la UCIP oculta una derrota política, a raíz del apoyo recibido por los distintos sectores de la política, “y en vez de asimilarla, generar una mesa de consenso, Lamacchia nunca quiso juntarse con nosotros y como contrapartida decidieron salir a confrontar“.

 

Con respecto a lo que sucederá este jueves, Bianchi indicó que el Ministerio de Trabajo enviará inspectores que verificarán que se cumpla con la ley. “Aquel que tenga un trabajador mercantil y tenga las puertas abiertas del comercio va a ser infraccionado y desde la UCIP ocultan esa información en función de intentar recuperar espacio político perdido”, aseveró.



Siguiente Noticia Jornada de lucha provincial de trabajadores municipales

Noticia Anterior Venegas cuestionó que se reactive la Junta Nacional de Granos

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario