Un operativo conjunto llevado a cabo entre la Subsecretaría de Control, la Dirección General de Inspección General, al Dirección de Protección Ciudadana y efectivos policiales, se desarrolló en un inmueble ubicado en Irala 9610, en el Barrio Las Américas de nuestra ciudad.

 

Como resultado del procedimiento, se secuestraron seis vehículos que tenían pedido de secuestro y que estaban siendo desguazados.

 

“En esta vieja casa quinta, a través de tareas de observación y espera, agentes municipales de la Subsecretaría de Control y de la Dirección de Protección Ciudadana, han encontrado -junto con efectivos de la Brigada de Investigaciones local- restos de seis automóviles en proceso de desguace”, señaló al respecto Eduardo Bruzzeta.

 

“También se han encontrado dos motores que no corresponden a estos vehículos, otras dos patentes que tampoco corresponden y un chasis de un Rastrojero, todos estos con pedido de secuestro”, declaró.

 

“Se ha llevado a cabo realmente una excelente tarea de agentes municipales apoyados por la Brigada de Investigaciones local y esto está enmarcado dentro de las tareas que nos ha encomendado el Intendente Municipal a todas las áreas de control para que sigamos profundizando las tareas de investigación, de acompañamiento hacia la Policía Departamental, en contra de los delitos y de los hechos de inseguridad”, agregó el funcionario.

 

“Todas las semanas están llegando resultados más que exitosos, en el sentido en el que estamos detrás de todos los lugares donde hay cortes de automotores. Esto también se debe a la responsabilidad que están demostrando los vecinos y la confianza en los procedimientos municipales”, concluyó el Director general de Inspección General.

 

Por su parte, César Ventimiglia, director de Protección Ciudadana, se mostró conforme con los resultados obtenidos.

 

“Estamos articulando de muy buena manera con la Dirección de Investigaciones local y con personal municipal. Y estamos atacando el negocio del delito, porque nosotros sabemos que el que roba un auto es porque alguien se lo paga, alguien lo desarma, lo corta y porque alguien consume después las partes. Hay todo un negocio que está bueno desmantelar y dejarlo al descubierto”, remarcó.

 

“La lucha integral contra la inseguridad no es solamente prevenir el delito en las calles, sino que -una vez ocurrido- esta cifra que estamos bajando claramente es un gran negocio en donde hay desde gente que trabaja en la sustracción, en el cortado, en la reventa que provee la logística para transportar repuestos. Y es un negocio ilegal que mueve mucho y que queremos desarticular.”



Siguiente Noticia Jornada de yoga por el Día Mundial por la Paz

Noticia Anterior Presentaron Cursos para profesionales y empresarios del sector turístico

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario