El titular del Tribunal Oral Criminal 1, Facundo Gómez Urso, fundamentó el fallo de nulidad que dictaminó para absolver a una persona que fue interceptada cuando circulaba en moto y se comprobó que tenía antecedentes y portaba de manera ilegal una pistola calibre 9 milímetros.

 

En el juicio se estableció que los agentes de policía se habían excedido en su accionar al activar la sirena del patrullero para interceptarlo “de modo arbitrario porque eran dos personas en moto y estaban encapuchadas“.

 

Esta medida generó un debate en torno a la tarea preventiva y a los procedimientos de detención que debe llevar adelante el personal policial.

 

El juez Facundo Gómez Urso declaró nula una causa donde una persona fue detenida en mayo del año pasado cuando dos efectivos policiales que circulaban en un patrullero interceptaron a dos jóvenes que circulaban en una motocicleta y al requisarlos uno de ellos tenía en su poder una pistola calibre 9 mm.

 

Sin embargo, de los testimonios surgidos de los policías se desprendió que para forzarlos a detener su marcha accionaron la sirena del móvil sin motivo alguno, más allá de que se movilizaban en moto e iban encapuchadas.

 

En declaraciones a Radio Brisas (FM 98.5), el doctor Gómez Urso justificó su fallo al señalar que “la ley establece que la detención debe darse en circunstancias que razonablemente lo justifiquen porque la policía no puede accionar de modo arbitrario”.

 

El magistrado expresó que “la policía no puede ir más allá de lo que observa y en este caso particular se trataba de cualquier persona que circulaba en una moto en cualquier calle, y la sospecha o el motivo de la detención era porque la persona estaba encapuchada y la policía no puede detener a una persona sólo porque esta encapuchada”.

 

El juez indicó que hay un límite en el accionar de la policía. “Se debe dar la detención de una persona en circunstancias que razonablemente lo justifiquen, y el uso de la sirena no es circunstancial, la policía no puede actuar de modo arbitrario tomando como criterio la vestimenta, o el barrio en el que se mueve”, señaló.

 

Para que la detención sea legal, el juez explicó que “la policía tiene que detectar alguna acción de la persona, no la vestimenta, el color de piel, o el barrio”.

 

En este contexto, precisó que “si una persona va caminando por la calle, en bicicleta, o en moto y no hay acción objetiva o algún movimiento o indicio de que podría cometer un delito, la policía no la puede detener”.



Siguiente Noticia Frente Progresista comienza a delinear el trabajo de fiscalización

Noticia Anterior Anunciarán nuevas medidas para combatir trabajo en negro

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

3 Comments

  1. juan carlos
    14 octubre, 2013 at 11:48 AM — Responder

    Claro, por jueces como estos esta el pais como esta,que la gente decente no puede andar por la calle y los mafiosos, andan a su liobre albedrio-

  2. Cristhian
    19 septiembre, 2013 at 10:43 PM — Responder

    Esta bien,si los detienen…por ke los detienen…si no hacen nada…por ke no hacen nada.siempre hay un motivo para cagar al vigilante.hay ke dejarlos trankilos asi afanan comodos y chau.ke vengan los militare.

    • Diego
      20 septiembre, 2013 at 12:08 PM — Responder

      Cristhian, no pidas que vuelvan los militares. seria mas facil rajarlo al juez que dictamina en contra de la prevención y seguridad del pueblo, a quien le debe su labor por incumplimiento del mandato otorgado!.

Deja un comentario