Se trata de la empresa GIE, ingeniería de Integridad, cuyos profesionales se encuentran en la ciudad de Rosario para iniciar esta semana el primer análisis de las piezas de la instalación de gas secuestrada en su momento del lugar siniestrado a causa de una devastadora explosión ocurrida el pasado 6 de agosto.

 

A los profesionales de la compañía marplatense, designados por el juez Javier Beltramone como los peritos calificados para evaluar las fallas del sistema, los acompañarán representantes de Litoral Gas y del imputado, el gasista Carlos García, que fiscalizarán los trabajos.

 

En ese sentido, la Escuela de Ingeniería Mecánica puso a disposición una sala especialmente acondicionada para las pericias (iluminación, mesas y morsas, entre otros elementos).

 

Incluso la empresa concesionaria aportará un gabinete con una instalación de gas con componentes idénticos a los que tenía el edificio siniestrado, además de un tubo de nitrógeno con el cual se realizarán pruebas técnicas.

 

Luego de esos trabajos, la pericia se trasladará a Mar del Plata, donde GIE tiene previsto realizar (a lo largo de un mes) lo que se denomina prueba de funcionamiento y estanqueidad, descripción y apertura de válvulas y comparación con un sistema similar, entre otras exhaustivas pruebas y análisis.

 

Tras mantener reuniones con autoridades de la Cámara Penal y de la Corte Suprema de Justicia provincial, el magistrado dispuso que los cuatro peritos de GIE comiencen a trabajar sobre la cañería, la válvula y el regulador de la instalación de gas secuestrados de la primera torre del edificio siniestrado, poco después de la finalización del operativo de rescate.

 

Los ingenieros autorizados a manipular los elementos incautados son José Luis Otegui, Janine Booman, Jeremías De Bona y Aníbal Márquez. También participarán como observadores peritos de la UNR elegidos por la fiscalía a cargo de Graciela Argüelles.

 

La primera etapa de trabajo insumiría entre dos y tres días. Luego, todos los elementos serán trasladados a Mar del Plata, para que la parte de laboratorio que requiere la pericia se realice en instalaciones del Conicet. Para esa segunda fase, estiman que serán necesarios entre 25 y 30 días.

 

La pericia técnica pretende determinar las causas que derivaron en la explosión que terminó con la vida de 21 personas, provocó decenas de heridos y causó numerosos daños materiales.

 



Siguiente Noticia Jardines municipales reciben libros y material didáctico

Noticia Anterior Apoyan que la Defensoría del Pueblo se convierta en un órgano colegiado

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario