Cientos de personas reunidas en la Plaza San Martín, frente a la Municipalidad de General Pueyrredon, a pesar del intenso frío, se congregaron para reclamar que el Estado argentino sea absolutamente independiente de cualquier confesión o dogma religioso.

 

Representantes de los más variados partidos políticos, movimientos estudiantiles, organizaciones de la sociedad civil, colectivos activistas y ciudadanas y ciudadanos en general fueron parte de este evento y firmaron el documento que principalmente consistía en:

 

-La derogación de todos los decretos de periodos de dictadura que privilegian a la ICAR.
-La modificación de las Constituciones provinciales y Nacional para que sean explícitamente laicas.
-La educación pública laica en todo el territorio argentino, especialmente en las provincias de Salta y Tucumán donde el catecismo es materia obligatoria.
-El juzgamiento de todos los miembros de la ICAR cómplices durante la dictadura y el acceso a sus archivos secretos.
-La eliminación de los privilegios a los sacerdotes abusadores y pedófilos como también el juzgamiento de sus encubridores.
-Educación sexual y reproductiva integral en todos los establecimientos educativos de la Nación.
-El reconocimiento del derecho a decidir de la mujer sobre su propio cuerpo.

 

Durante el encuentro se pudieron completar solicitudes de apostasía, es decir iniciar el trámite para renunciar a la institución Iglesia Católica, a la cual muchos fueron afiliados mediante el bautismo a una edad donde no se tiene la capacidad para decidir y hoy no comparten su ideología.

 

El encuentro fue convocado por la Secretaría de Juventud FALGBT / CAEL-Coalición Argentina por un Estado Laico / AILP -Asociación Internacional de LibrePensamiento- Latinoamérica / AMADI -Asociación Marplatense de Derechos a la Igualdad / Asociación Civil Ateos Mar del Plata / Mesa Nacional por la Igualdad / EnRed-Red Solidaria de Capacitación y Tratamiento en Violencias, abuso sexual y trata de personas / H.I.J.O.S. Mar del Plata

 

Mientras las personas llegaban para marchar pudo verse en el mástil de la plaza principal de la ciudad una gigantesca bandera de la diversidad ondeando, fue un verdadero símbolo de la igualdad.

 

Se leyeron más de cincuentas reclamos que ponían en evidencia la falta de igualdad en materia religiosa imperante en la Argentina, más tarde se marchó por la Peatonal donde más personas que se enteraron el motivo de la movilización se sumaron engrosando las filas.

 

Al pasar frente a la Catedral llamada de los Santos Pedro y Cecilia las puertas del edificio fueron cerradas casi de inmediato a pesar de que no existió ni violencia ni hostilidad alguna.

 

Quedó claramente de manifiesto mediante los diversas intervenciones públicas que se realizaron durante la marcha que el Estado laico es necesario para que ningún ser humano esté sometido a normas y valores morales particulares contrarios a sus propias convicciones y así pueda vivir en absoluta libertad de conciencia disfrutando de la igualdad en la diversidad.



Siguiente Noticia Disconformidad por aumento a pensiones de discapacidad

Noticia Anterior Continúa el Encuentro Deportivo y Cultural de Colegios Católicos

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario