Inspectores de la Dirección de Inspección General y efectivos policiales, clausuraron un comercio ubicado en Av. Luro al 4800. La clausura se debió a la tenencia de más de 300 estéreos y frentes de los mismos, sumada a la cantidad de productos electrónicos encontrados de procedencia dudosa.

 

En la causa intervino la fiscal Andrea Gómez, quién dio instrucciones al cuerpo policial para que actué en consecuencia de la mercadería encontrada, disponiendo el secuestro de la misma.

 

En este contexto, el subsecretario de Control, Adrián Alveolite, explicó que la clausura se debió a que “el titular no tuvo ningún tipo de posibilidad de determinar la trazabilidad de estos elementos y mercaderías. Tampoco había factura de los mismos”, añadió.

 

Alveolite afirmó que “con la clara presunción de tratarse de elementos que provienen de hechos ilícitos-lo que se viene combatiendo hace tiempo en la ciudad- debemos cortar la cadena de comercialización de elementos robados”, y señaló que “para esto tenemos que trabajar de manera muy intensa en todos los aspectos que tienen que ver con quienes tienen bienes, tengan la forma de acreditarlos informando con que carácter los tienen”.

 

Finalmente, el Subsecretario de Control, recordó que “ya hemos intervenido en más de 20 desarmaderos, en locales donde se comercializan elementos electrónicos. En muchos casos, sin poder determinar la procedencia de los mismos”.



Siguiente Noticia Se inauguró el Distrito Descentralizado de Chapadmalal

Noticia Anterior Habrá actividades especiales por la beatificación de Brochero

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario