El próximo sábado 14 de setiembre, a las 11.30, se llevará a cabo la botadura del buque pesquero “Trabajamos” en el Astillero Naval Federico Contessi ubicado en el puerto de Mar del Plata.

 

Será la botadura 116 en la historia de este tradicional astillero que atraviesa momentos de incertidumbre, a raíz de una deuda millonaria que el Consorcio Portuario reclama por el uso del espacio que ocupa y que pone en duda la continuidad laboral de la empresa fundada hace 50 años.

 

El acto coincidirá con la semana donde se celebra el Día de la Industria Naval Argentina.

 

Los dueños del astillero señalaron con respecto a la botadura que se viene, “pese a las dificultades, pese a la crisis de la pesca, pese a las injusticias y a quienes pretenden que sea la última botadura, seguimos trabajando. Manteniendo las puertas abiertas, trabajando aún sin pedidos, por nuestra gente, por nuestra ciudad, nuestra Provincia y nuestro País”, manifestaron.

 

“Por ello hoy más que nunca, reafirmamos nuestra vocación de ser Industria Naval Argentina“, agregaron.

 

El Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata le reclama el pago de 3,6 millones de pesos por la explotación del espacio que ocupa la empresa en Calle B, Espigón 4, del puerto local.

 

En realidad, se trata de la diferencia surgida de la cifra que la empresa considera debe pagar y desembolsa regularmente, teniendo en cuenta la situación de otros permisionarios, y la exigida por el ente administrador de la estación marítima.

 

Desconociendo esa particular metodología de cálculo y apoyado en el pasivo, el Consorcio llegó a pedir la restitución del predio en marzo de este año. Desde entonces se sucedieron reuniones en diferentes ámbitos y escalas.

 

Días atrás, el concejal Mario Rodríguez (UCR) se reunió con los dueños del astillero a los fines de interiorizarse del cuadro de situación.

 

“Es destacable que cuando la situación económica financiera del país no ha sido favorable, los Contessi han valorado el esfuerzo de sus empleados por sobre sus propias pérdidas económicas. Ejemplo de ello es el actual momento, donde para evitar el despido de gran parte de su planta, están construyendo tres barcos a su exclusivo costo, sin tener en mira si tendrán o no una venta futura. Uno de ellos, piensan botarlo para el Día de la Industria Naval”, expresó.

 

“La industria naval local, en un momento tan difícil para la actividad portuaria, no merece ni puede aceptar el intento de destrucción de una empresa emblemática. Máxime cuando sospechamos que detrás de todo esto hay una maniobra política, pergeñada por empresarios afines al gobierno nacional y funcionarios políticos provinciales a los cuales se instaló por medio de una intervención”, afirmó el concejal radical.

 

“Es tiempo de respaldar a esta empresa, priorizando el trabajo de cientos de conciudadanos y sus familias en forma directa, y a miles en forma indirecta, los cuales se verían seriamente afectados si esta empresa cerrara sus puertas”, sentenció Rodríguez.



Siguiente Noticia Alvarado apabulló a Unión y se subió a la punta

Noticia Anterior Teatro x la Identidad vuelve a los escenarios

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario