El martes pasado la Asociación Familiares Víctimas del delito y Tránsito de Mar del Plata realizó su tradicional marcha en reclamo de seguridad y justicia por las calles del microcentro.

 

En medio de una seguidilla de hechos delictivos y criminales, con un mega operativo de seguridad que incluye presencia de agentes de Prefectura, la concentración no convocó a más de cincuenta persona, la mayoría integrante de la ong creada hace más de diez años.

 

Los integrantes de esta organización civil trazaron una autocrítica por no lograr que la ciudadanía se involucre decididamente con este reclamo.

 

En declaraciones al programa Vencedores y Vencidos (Radio La Red FM 91.3), Gastón Herrera, de la Asociación Familiares Víctimas del Delito y Tránsito de Mar del Plata, reflexionó acerca de esta actitud indiferente de la gente hacia las distintas marchas que realizan mes a mes.

 

“Luego de más de diez años y más de 500 marchas intentando concientizar a la ciudadanía de reclamar por sus derechos, el principal que es el de la vida está siendo cuestionado en 2013 con una cantidad de muertos en manos de la delincuencia, nos plantea que teníamos razón cuando arrancamos esta historia de reclamos”, expresó.

 

Herrera confesó que “en eso de generar conciencia debemos hacer la autocrítica que hemos fallado porque vemos que la ciudadanía no se compromete en esto de reclamarle a las autoridades, al poder político, a la policía y a la justicia que hagan la tarea necesaria para garantizarnos la tranquilidad y la paz que tanto anhelamos”.

 

“Sinceramente no lo hemos logrado, tuvimos algunas marchas multitudinarias y la verdad que otras con escasez de gente como la de este martes, con una Mar del Plata que en este tiempo fue noticia diariamente por el delito, no hemos convocado más de cincuenta personas y en su gran mayoría familiares directos de víctimas del delito que hoy están clamando justicia y para que ningún otro ser querido le pase algo”, manifestó.

 

Más adelante, Gastón Herrera señaló que existe un grado de responsabilidad importante de todos los actores que ocupan un cargo para garantizar seguridad, “pero también hay un grado de responsabilidad de la sociedad que se mantiene indiferente al dolor ajeno y se queda en su casa esperando que otro le cambie la realidad“.

 

“Durante estos diez años hemos cambiado la marcha de día, de horario, tratando de lograr que la gente pueda invertir media hora de su tiempo en mejorar su propia calidad de vida”, afirmó.

 

Finalmente, Herrera reconoció que cada vez que participa de las marchas “dejo a mi familia, mi negocio, porque estoy convencido que no quiero que mi foto, la de mis hijos o de mi esposa esté en la bandera que llevan los familiares víctimas del delito“.



Siguiente Noticia Mar del Plata cuenta con 17 grupos Scouts

Noticia Anterior “Argentina Trabaja”: Entregaron indumentaria y herramientas

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario