Después de diez años y muchos intentos frustrados a lo largo de las distintas gestiones, la Asamblea Universitaria aprobó una serie de modificaciones al Estatuto de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

 

La conducción de la Federación Universitaria Marplatense celebró este gran paso adelante que la Universidad ha dado mediante la reforma de su Estatuto, y felicitó a todos los asambleístas que participaron del proceso abierto de discusión en comisiones que se ha llevado adelante durante todo el pasado cuatrimestre.

 

Del trabajo realizado en comisiones por distintos asambleístas en el año 2010, surgió un proyecto mayoritario de reforma de estatuto. En los últimos años hubo diversos intentos de sesión de asamblea universitaria con el objeto de reformar el estatuto, resultando interrumpidos por acciones violentas y antidemocráticas de algunos sectores.

 

Durante el corriente año se retomó el proyecto consensuado en 2010, el cual fue debatido y mejorado en comisiones abiertas desde principios del mismo.

 

“Como conducción del movimiento estudiantil queremos resaltar algunas de las reformas realizadas que consideramos más trascendentes para el futuro de la Universidad Pública: queda desde hoy y en adelante garantizado el derecho a la educación superior, mediante el ingreso irrestricto y la gratuidad de la enseñanza de grado; la democratización interna, con la incorporación del personal universitario a todos los órganos de Co-Gobierno; el fortalecimiento del vínculo con la sociedad, revalorizando la extensión, así como estableciendo su curricularización; y la igualdad de oportunidades, mediante la fijación de políticas de bienestar de la comunidad universitaria”, detallaron.

 

Dentro de los avances logrados, la FUM remarcó dos en particular por su gran trascendencia. “Eliminar las barreras del ingreso es necesariamente el primer paso en la concreción de una Universidad masiva, que considere a la educación superior como un derecho innegable de las personas. Esta iniciativa, junto con otras relacionadas al bienestar y a las políticas de contención, permitirán contar con una Universidad más transformadora socialmente”.

 

“En segundo lugar, el reconocimiento al Personal Universitario como parte integrante de la comunidad, y su incorporación con voz y voto a la Asamblea Universitaria y al Consejo Superior. Vemos en ello un cambio muy positivo, que no obstante valoramos como aún insuficiente. Consideramos baja la proporción en que se los incorpora, y sobre todo creemos que es menester que participen plenamente también en los Consejos Académicos de las Facultades”, agregaron.



Siguiente Noticia La policía modificó el sistema de prevención en los barrios

Noticia Anterior Día de Empleados de Comercio: suman adhesiones al cierre de locales

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario