Más de 120 personas se dieron cita en la jornada de trabajo para el abordaje de la problemática de niños, niñas y adolescentes con experiencia de vida en calle.

 

Organizada por el Consejo Local de Promoción y Protección de los derechos del Niño junto al Programa de Articulación Institucional (PAI) de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, se realizó en el Instituto Unzué de Mar del Plata.

 

El PAI es un programa que trabaja con las organizaciones comunitarias y del Estado en la restitución de los derechos esenciales de los niños, niñas en situación de calle; el dispositivo se crea con el objeto de articular las distintas instancias gubernamentales y no gubernamentales, que se ocupan de la protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

 

El PAI está conformado por un Equipo de Coordinación Interinstitucional y un Equipo de Calle.

 

La actividad estuvo destinada a efectores del Sistema de Promoción y Protección de Derechos del Niño y se contó con la presencia de representantes todos los dispositivos de la Dirección de Niñez de MGP, del Servicio Zonal, de los Juzgados de Familia, del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, de Defensorías Civiles, entre otros.

 

Luego de trabajar grupalmente en relación al concepto de niño en situación de calle, el coordinador del PAI, Fernando Ingenieri, puntualizó: “nosotros entendemos por niños, niñas y adolescentes con experiencia de vida en calle a aquellos que han aprendido una forma de desenvolverse particular en espacio de calle”.

 

Explicó que esta forma de conceptualizar trasciende si estos duermen puntualmente en el espacio público o tienen un lugar a donde regresar; porque el concepto apunta a la experiencia que se genera a partir de los códigos que comparten, los recursos que tienen, la forma de manejarse, el lenguaje común, etc. , que hacen que de adueñen del espacio público y lo sientan como propio.

 

Cerró su intervención destacando que “la relación directa no es con el lugar donde pernocten sino con la vulneración de derechos”.

 

Mucho hincapié se hizo sobre la necesidad de articular con las organizaciones de la comunidad que están en los distintos territorios pero se puntualizó en que la responsabilidad en el abordaje y la restitución de los derechos a nuestros niños, niñas y adolescentes encuentran en los efectores del estado a los máximos responsables.

 

La jornada de trabajo se cerró con el compromiso de revisar las prácticas de cada sector, trabajar en el marco de la corresponsabilidad y volver a encontrarse en otras jornadas como esta.



Siguiente Noticia San Ramón Nonato: misa para embarazadas y las que quieren serlo

Noticia Anterior Aldosivi se trajo un punto de Córdoba

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario