Silvia Juárez, viuda del comerciante Dardo Molina, expresó su angustia por lo difícil que se hace abrir el comercio donde su marido fue asesinado hace tres años por dos delincuentes.

 

La mujer confesó que desde lo emocional y económico se hace insostenible continuar con el local ubicado en la avenida Luro y calle 192.

 

Aseguró que no recibe ningún tipo de pensión ni cuenta con obra social, al tiempo que hizo pública una promesa del Intendente de conseguirle trabajo a su familia.

 

En declaraciones a Teleocho Informa, Silvia reconoció que, a tres años del luctuoso episodio que terminó con la vida de su esposo necesita irse de ese comercio por una cuestión emocional.

 

“Ya no puedo más, desde lo económico tampoco, tengo una hija de 21 años que trabaja conmigo y apenas si le puedo dar 50 pesos por día, también está buscando trabajo”, manifestó.

 

Más adelante, hizo público que en su momento cuando sucedió lo de Dardo le habían prometido trabajo para toda la familia y hasta ahora nada de eso se cumplió.

 

“En abril, con el temporal, se rompió el techo de mi casa y todavía no lo pude arreglar”, graficó el delicado panorama por el que atraviesa.

 

Silvia afirmó que “no cobro ni siquiera una pensión, con este local no debo nada pero ya estoy al límite, en lo emocional ya no puedo más, durante años estuve trabajando a la par de un hombre y ahora abro teniendo ese recuerdo presente, necesito irme de acá“, exclamó.

 

Hay una promesa hecha en su momento por el Intendente de trabajo para mi familia, no estoy pidiendo que me sienten en una oficina, pido trabajo para mí y mi hija de 21 años. Si yo no levanto la persiana de este local no hay un ingreso para mi familia”, concluyó.



Siguiente Noticia Sueño cumplido para salseros marplatenses

Noticia Anterior Segarra: "Miramar salió del infierno gracias a este gobierno"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario