El Observatorio de la Ciudad de la Universidad FASTA realizó un nuevo estudio que propone evaluar la modalidad de consumo de agua y de bebidas energizantes en la población de jóvenes universitarios de Mar del Plata.

 

Una primera parte del estudio indaga el consumo de agua según la cantidad, frecuencia y tipo de agua consumida, conocimiento sobre la recomendación indicada y sobre el cuidado de la misma.

 

Como primer conclusión se destaca una amplia concientización acerca de su cuidado. Al consultar sobre las medidas que implementaban para cuidar este recurso las respuestas más frecuentes fueron la de no dejar las canillas abiertas y no desperdiciarla. Se reconocen como principales agentes de información a los establecimientos educativos y la televisión.

 

En relación al conocimiento, es alto el grado de información que poseen sobre la recomendación diaria de agua (2 litros por día) y sus efectos en la salud tales como la purificación del cuerpo ayudando a desintoxicarlo y la eliminación de toxinas como también la función de hidratación.

 

El consumo habitual de agua pura, proveniente de la canilla o envasada, se refleja en el 94% de los encuestados que consumen agua pura de la canilla o envasada. Sólo el 6% manifestó no consumirla y los motivos principales por los cuales no lo hacen son porque prefieren otro tipo de bebidas, por su sabor o simplemente por la falta de hábito de consumo. Por otro lado más del 80% ingiere diariamente agua aunque no cumplen con la cantidad recomendada.

 

Consumo de bebidas energizantes

 

En una segunda parte del estudio se buscó caracterizar el patrón de consumo de energizantes, analizando sobre la cantidad, frecuencia y tipo de bebida consumida, motivaciones que llevan a consumirlas y grado de conocimiento sobre los efectos que su consumo produce.

 

Se destacó una baja prevalencia de consumo de bebidas energizantes en la población estudiada (28%) siendo los principales motivos de su consumo el gusto y el permitir mezclarlo con otras bebidas, mientras que una baja proporción respondió consumirla porque le da energía.

 

Un 42% de los estudiantes manifiesta conocer los efectos que su consumo tiene destacándose brindar más energía, mantenerte despierto, estimular el sistema nervioso y aumentar la frecuencia cardíaca, entre otras.

 

En cuanto a la cantidad consumida promedio semanal es de una unidad, mientras que el máximo diario consumido de 1 a 2 latas en más del 50% de los que consumen estas bebidas, lo que se traduce a aproximadamente 75 mg de cafeína diaria. Las personas que las consumen lo hacen en su gran mayoría los fines de semana o en forma ocasional, sólo el 1% lo hace diariamente. La razón de la elección de la marca, en la mayoría de los casos, es el gusto.

 

Este tipo de bebida se trata de un producto de consumo social, ya que el 68% lo hace acompañado de otras personas y en contexto de salida un 71%. Es una bebida que se consume principalmente combinándola con otra bebida alcohólica principalmente el vodka y el champagne.

 

Según las respuestas de los encuestados la sensación que produce el consumo de estas bebidas es de euforia, excitación, incremento de energía, satisfacción, bienestar y en algunos pocos casos no causan ningún tipo de sensación.

 

A pesar de que los energizantes son vendidos libremente, siendo publicitados por sus fabricantes como elemento indispensable para los deportistas en busca de reposición de nutrientes y energía, en la práctica son consumidos en los bares y discotecas y su uso parece contribuir al comportamiento de uso de riesgo del alcohol por los jóvenes.



Siguiente Noticia Aula365 Speedy presenta Creápolis

Noticia Anterior Complejo Judicial: "Estamos más cerca de la financiación"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario