Un grupo de vecinos de ese residencial barrio se reunieron en la Asociación Vecinal con autoridades policiales para expresar su preocupación por lo sucedido en los últimos días cuando una decena de perros aparecieron envenenados y muertos.

 

Uno de los damnificados señaló que la matanza se produjo en un radio de dos manzanas y aclaró que los animales no se hallaban sueltos en la calle sino que les arrojaron achuras dentro de las propiedades.

 

La situación despertó la lógica preocupación de los vecinos, ya que entienden que no se trata de un episodio aislado y temen que detrás de esto se esconda un accionar delictivo.

 

“La calle ahora está en silencio, cuando ante cualquier situación extraña todos los perros ladraban y uno quedaba alertado”, expresó uno de los presentes.



Siguiente Noticia Azcona adelantó que profundizarán las recorridas por los barrios

Noticia Anterior Los ferreteros apoyan cierre dominical, aunque con reformas

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario