En las elecciones del próximo domingo se volverán a implementar las mesas accesibles para personas con discapacidad. Así lo reconoció Jorge Olguín, inspector de la Jefatura Regional de Educación de General Pueyrredon.

 

Los destinatarios incluyen tanto a las personas con discapacidad – motriz, sensorial, mental o visceral – como a aquellas que presenten limitaciones que interfieran en su desplazamiento, visión, orientación y comunicación.

 

Además, habrá un dispositivo para las personas ciegas donde contarán con el número de listas en relieve para poder acceder al cuarto oscuro “acompañados si lo desean y solos a emitir su voto”.

 

En declaraciones a Radio La Red (FM 91.3), Olguín manifestó que estos comicios volverán a contar con un cuarto oscuro accesible en todas las escuelas para personas con alguna discapacidad.

 

Va a estar en el lugar más accesible de cada edificio educativo y será acompañado por el presidente de mesa, la urna y el sello para poder emitir su voto”, indicó.

 

Estas medidas surgen a raíz de la ley 26.571, de Democratización de la Representación Política, la Transparencia y la Equidad Electoral, del año 2009, con el cual se pretende dar un paso importante en materia de accesibilidad electoral, consagrando y efectivizando medidas primordiales consideradas por la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

 

Por un lado, se eliminaron situaciones discriminatorias en relación con la exclusión para el ejercicio del voto y por el otro se dispone que los órganos involucrados en la administración y organización electoral – así como también las agrupaciones políticas – implementen medidas que garanticen la accesibilidad y la inclusión.

 

Las medidas no sólo están referidas a cuestiones operativas y a la mecánica en los comicios. El avance se verifica en la exigencia de accesibilidad en todos los componentes del proceso electoral: facilitación en la información, en el conocimiento de propuestas, en la incorporación a la vida política y a una ciudadanía plena.

 

Los destinatarios incluyen tanto a las personas con discapacidad – motriz, sensorial, mental o visceral – como a aquellas que presenten limitaciones que interfieran en su desplazamiento, visión, orientación y comunicación. Estas limitaciones pueden ser de características permanentes o temporales, visibles o invisibles.

 

Se incluye de este modo – entre otros – a los adultos mayores, las mujeres embarazadas y a las personas con diversas “discapacidades invisibles” (cardiopatías, pacientes dializados u oncológicos, enfermedades psiquiátricas no incapacitantes)



Siguiente Noticia Se realizó una jornada de donación de sangre en el CEMA

Noticia Anterior El rectorado de la UNMDP busca soluciones al conflicto gremial

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario