En las instalaciones del Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (CEMA), ubicado en Pehuajó y Gaboto, su director y subsecretario de Salud Alejandro Cristaldi, acompañado por los directores de Tecnología Médica, Germán Giles y de Coordinación Médica, Julio Tuseddo, recibió el primer resonador magnético en la historia de la Salud pública del sudeste bonaerense.

 

El equipo se comenzó a instalar en el CEMA y en menos de 90 días estará al servicio de las derivaciones de los Centros de Atención Primaria de la Salud municipales como así también de los hospitales interzonales bonaerenses el Especializado Materno Infantil Dr. Vitorio Tetamanti y el General de Agudos Oscar Alende, a través de la red de imágenes médicas con la que cuenta el Centro.

 

En este marco, Cristaldi indicó: “Es el último aparato en lo que es el proyecto del CEMA, que viene a completar toda la red de informática para poder estudiar adecuadamente a nuestros vecinos”.

 

Este resonador es de alta prestación de 1,5 Tesla cerrado y permitirá hacer diversos estudios como neurológicos, ortopédicos, angiográficos, de mamas, oncológicos, cardiacos, tanto para adultos como para la parte pediátrica.

 

Asimismo, Cristaldi explicó que “el resonador es un equipo que genera imágenes y sirve para estudiar diferentes partes del cuerpo, como el cerebro, la médula, las cervicales, se pueden estudiar los huesos, los músculos, también tenemos softwares para poder estudiar todo lo relacionado con el aparato cardiovascular, tenemos ya personas entrenándose para poder hacer esto”.

 

“Este resonador tiene una peculiaridad ya que es muy rápido lo que nos brindará un alto nivel de producción de estudios, sabiendo que vamos a tener derivaciones tanto del Hospital Interzonal Oscar Alende como del Hospital Materno Infantil”, agregó.

 

Por otra parte, el Subsecretario de Salud señaló que este equipo también permitirá realizar estudios oncológicos, de forma gratuita, para todos los vecinos.

 

Por último, Cristaldi se refirió a la inversión que se realizó para que la Salud Pública pueda contar con el primer resonador magnético en su historia. “Este equipo vale $1.400.000 dólares, puesto y funcionando. Sirve para hacer estudios tanto pediátrico o como adultos. Como los chicos, menores de 6 años para someterlos a este estudio hay que anestesiarlos, también compramos una torre de anestesia que vale $200.000 dólares. Esta es una herramienta de alta precisión que requiere una sincronización y un trabajo adecuado para poder llevar a los resultados requeridos”, concluyó.



Siguiente Noticia Jornada gratuita de empoderamiento en redes sociales

Noticia Anterior OSSE hará mejoras en la red de agua en el Puerto y Las Dalias

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario