En el año 2008, los profesores Daniel Hilal y José Luis Campo comenzaron con un proyecto de integración de nadadores paralímpicos a un equipo de natación convencional. Un proyecto ambicioso que, a la distancia, dio enormes frutos. En ese momento, llegaron desde CIDELI Sebastián Ramírez, Enzo Fais y Paula Gasco Owens.

 

“Entrené a Paula desde fines de 2008 hasta principios de 2012. Competimos en numeroso torneos nacionales e internacionales entre los más destacados y recordados”, menciona Hilal.

 

“Era una nadadora de elite que nos enorgullece. Tomó el deporte competitivo como una medida de superación personal, conociendo perfectamente sus límites. Justamente por ello tomaba desafíos para vencerlos continuamente, utilizando las armas más nobles que puede tener un ser humano: pasión, felicidad y amor al trabajo”, recuerda Campo.

 

“Transmitía coraje, esfuerzo, hidalguía y, sobre todo, alegría. Llegaba siempre a horario, siempre quería más, siempre dispuesta y abierta con sus compañeros para lo que necesiten, siempre bondadosa, siempre respetuosa y siempre alegre, tomando de la mano a varios de sus compañeros para ayudarlos y cobijarlos cuando lo necesitaban”, comenta Ezequiel Valdez, su entrenador durante el último año.

 

Paula, además del deporte, tenía múltiples inquietudes. Estudiaba Inglés en el Laboratorio de Idiomas, se encontraba cursando el 3º año de la carrera de Licenciatura en Filosofía, carrera que amaba y a la que había llegado luego de incursionar en otros campos (sociales y educativos)

 

Susana Beatriz Violante, profesora en la Universidad, la recuerda como “una muy querida estudiante, amiga y colaboradora. Dotada de una responsabilidad poco común, atendiendo a todo, siempre sonriente, tratando de comprender las situaciones conflictivas para buscar la comprensión apropiada. Poseía una mirada profunda, pensada sin arrebatos que le posibilitaba expresar sus pensamientos con una transparencia amable”.

 

Además estuvo a cargo de los nadadores juveniles paralímpicos en CIDELI y el EMDeR en distintos torneos.

 

En el agua, donde ponía el corazón, el coraje, el alma, “fue una de tres deportistas seleccionadas de FADEPAC, reconocida por los organismos gubernamentales del Deporte”, explica Marcela Belviso, seleccionadora nacional.

 

“Un ejemplo deportivo, para nuestros nadadores y también para los demás deportistas, por su brillante desempeño y su profesionalidad como deportista de alto rendimiento”, añade Susana Salerno, presidenta del Club Náutico.

 

En 2009, obtuvo 4 medallas de oro en el Torneo Nacional de Natación Paralímpica desarrollado en Mar del Plata (100 espalda, 100 libres, 50 libre, 100 pecho), lo cual repitió en Avellaneda en 2010, añadiendo la prueba de 200 combinados. También sumó cuatro preseas en el Nacional de FADESIR en espalda, pecho y libre (50 y 100 metros)

 

A nivel internacional, participó en los II Juegos Juveniles Parapanamericanos de Bogotá, Colombia, logrando el 1º puesto en 100 espalda y 100 pecho, y 2º puesto en 50 libre.

 

El Torneo Caixa de San Pablo, Brasil, que reúne a los mejores del agua, la vio en múltiples ocasiones en el podio. Allí, fue medallista en 100 espalda, 50 mariposa, 200 medley y 100 pecho.

 

Entre 2009 y 2012, logró la impresionante cosecha de 52 podios en distintas competiciones oficiales nacionales e internacionales: Torneo Justiniano Posse, Open FADESIR, Torneo CADDA, Nacional Paralímpico.

 

Ello le valió ganar el Premio Lobo de Mar 2010 otorgado por el Círculo de Periodistas Deportivos de Mar del Plata (fue ternada también en 2011) y el EMDER le entregó la Medalla al Mérito Deportivo 2011 por sus actuaciones durante 2010. Además, fue designada en el Programa de Becas y Ayuda Económica a deportistas del Ente desde el 2009.

 

Sabrina Aguilera, productora del programa televisivo “Quiero Verte Bien”, relata una anécdota que pinta a Paula de cuerpo y alma.

 

“Ser Libre…así se tituló el programa en el que entrevisté a Paula…así le pusimos porque eso me inspiró desde el segundo en que la conocí. Con ella recorrimos sus 20 años de edad, anduvimos en sus anécdotas, nos movilizamos con sus historias de hospital y nos mateamos una tarde completa. Recuerdo que llegó con el pelo húmedo y olor a cloro: su pasión por el agua estaba en el aire desde el principio de la nota”.



Siguiente Noticia Candidatos del FpV y Cheppi, en distintos encuentros con vecinos

Noticia Anterior En Mar del Plata el sector inmobiliario no levanta

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario