Los integrantes de BIOS entregará este lunes una carta de invitación al Intendente Municipal y a sus funcionarios para que participen de una campaña denominada “Mala Sangre”.

 

La iniciativa consiste en la extracción de una muestra de sangre para hacer analizada y determinar si hay rastros de tóxicos en ella.

 

Miembros de la ong analizaron su sangre y detectaron algunas sustancias, atento a ello plantearon cuál será la situación de los vecinos que viven en medio de zonas fumigadas.

 

La licenciada Silvana Buján, referente de la ong en Mar del Plata confirmó que la invitación será enviada a Gustavo Pulti, al secretario de Salud, Alejandro Ferro, el presidente del Concejo Deliberante, Ariel Ciano, la directora de Medio Ambiente, Claudia Baltar, y el secretario de la Producción, Mariano Pérez Rojas.

 

La intención es realizar la extracción en la primera semana de agosto, por un bioquímico, de modo gratuito y en sus respectivos lugares de trabajo para mayor comodidad. Se harán contramuestras de seguridad en el Laboratorio de Investigaciones Médicas, Hospital Universitario San Cecilio, Universidad de Granada, España.

 

Se indicó que es el primer estudio de estas características que se realiza en Argentina.

 

En el año 2004, Fundación Vida Silvestre Internacional convocó a los Ministros de Salud y Ambiente de los países de la Comunidad Europea al Proyecto “Detox” con el objetivo de reclamar una legislación más estricta sobre los tóxicos en el ambiente.

 

Se invitó a los funcionarios a sacarse sangre para analizar qué sustancias tóxicas portaban en sus cuerpos. Se hallaron 55 contaminantes promedio en la sangre de los 14 ministros de Medio Ambiente y Salud de la Unión Europea.

 

Se devela así cómo se acumulan en el organismo sustancias químicas potencialmente peligrosas, básicamente agrotóxicos y químicos domésticos, en la certeza de que algún día, el organismo verá colmada su capacidad de resistencia (llamada resiliencia), y dirá basta!

 

Ante lo expuesto, desde BIOS se preguntaron si los vecinos fumigados “¿llegarán antes a su límite, ya que vemos que nosotros, que no vivimos en zona rural, tenemos sustancias peligrosas circulando por nuestros organismos?”.

 

“Varios miembros de BIOS hemos analizado nuestra sangre y hemos hallado al menos tres organoclorados (Endosulfán, DDD y Endrín) y piretroides como la Deltametrina. Eso no debiese estar allí. Algo está fallando en el sistema agroproductivo. Comencemos por saberlo”, propusieron.



Siguiente Noticia Se intensificaron los controles a motos y creció el número de secuestros

Noticia Anterior En vacaciones de invierno turistas desembolsaron $5.048 millones

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario