Miguel, de 24 años, estudió Analista de sistemas en una reconocida Universidad privada. Mientras cursaba la carrera trabajó en el consultorio de la madre diseñando la base de datos de los pacientes. El año pasado se recibió y, a pesar de haber alcanzado un título universitario, experiencia laboral y saber idiomas, aún no encontró trabajo en Argentina.
 
Casos como este se repiten a montones. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el desempleo juvenil es más del doble que el general y triplica al de los adultos. El organismo lo ve como un problema estructural que se mantiene.
 
Los jóvenes tienen mayores dificultades de encontrar empleo por su falta de experiencia y son, claramente, los primeros en salir del mercado cuando la situación económica no es buena.
 
Justamente, el mercado laboral ve a estos jóvenes de entre 15 y 25 años como empleados “más flexibles”, pero sin experiencia. El desempleo entre aquellos que tienen experiencia es menor que entre los que no la tienen. Pero claro que es un círculo vicioso, porque si no tienen experiencia y no se los contrata por eso, entonces nunca tendrán experiencia.
 
Según los índices de desempleo juvenil, el género femenino es el más impactado.Esto está asociado a los grupos sociales más vulnerables en el que las mujeres deben aceptar las tareas más descalificadas y, en muchas ocasiones, requiere abandonar los estudios.
 
Frente a esta problemática, algunas de las alternativas que se recomiendan en el mercado laboral para que los jóvenes logren enfrentar la barrera del primer empleo incluyen aprovechar la bolsa de empleo de tu universidad y los convenios que tenga con las empresas.
 
También se aconseja mantener y ampliar constantemente la red de contactos, personalizando el mensaje de búsqueda laboral a aquellos contactos que podrían ayudar y especificar de qué manera serviría.
 
Un aspecto a tener en cuenta es no esperar que el primer empleo sea el soñado, el mejor remunerado, ni en la empresa más famosa, sino que un trabajo inicial permite vencer la inercia, a llenar ese temible vacío en tu currículum vitae y, aunque no se relacione con tu profesión, permite aprender sobre la formalidad, el horario, el tener un jefe, la convivencia con compañeros de trabajo, el rendir cuentas, el trato con proveedores y clientes, entre otras cosas.
 
Otro punto a tener en cuenta es la de concentrar la búsqueda laboral en aquellos puestos, tipos de empresas y condiciones laborales, que sean coherentes con tus prioridades, objetivos y fortalezas.
 
Finalmente, se menciona ampliar las alternativas y en ese segmento aparecen los sitios de Internet como www.jobtonic.com.ar, un sistema que busca ofertas de trabajo y curriculums en todos los sitios dedicados al empleo y la carrera y los hace accesibles y beneficiosos.
 
“Nuestra tarea es ofrecer un instrumento conveniente y eficaz a todos quien busca el empleo o a los profesionales”, señalan.



Siguiente Noticia Afirman que se instalaron más de 1600 luminarias en lo que va del año

Noticia Anterior Mancha de Rolando en Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario