El Papa reunió en Río de Janeiro a los jóvenes argentinos y los exhortó a cuidarse ellos mismos y a los ancianos, los dos extremos de la “exclusión”, mientras instó a salir a las calles para “hacer lío”, en un evento fuera de programa oficial que por seguridad era rechazado por las autoridades de Brasil.

 

“Estamos presenciando una filosofía y una praxis de exclusión de los polos de la humanidad. Exclusión a ancianos, por supuesto, porque no se los cuida. Y exclusión de los jóvenes sin trabajo. ¡El índice de gente sin trabajo es muy grande! No tienen experiencia de la dignidad que se gana por el trabajo”, alertó.

 

“Esta civilización excluye a las dos puntas. Ustedes tienen que hacerse valer. Los jóvenes tienen que servir. Luchen por esos valores. Y los viejos, transmitan”, sostuvo al hablar en la catedral San Sebastián ante las delegaciones argentinas que participan aquí de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

 

Ante sus compatriotas, el Papa trazó el programa que pretende darle a su pontificado, fundamentado en el servicio, en no quedarse encerrado en las sacristías y en salir a la calle, a las periferias existenciales, donde hay sufrimiento.

 

“Las Bienaventuranzas y Mateo 25 (parábola de los talentos y el Juicio Final). Les vendrán bien. Este es el protocolo con que nos van a juzgar. No necesitan leer otra cosa”, precisó al dar las pautas de acción de la Iglesia.

 

El Papa sintetizó ese plan en tres pautas: “Hagan el bien, cuiden a los extremos del pueblo y no se dejen excluir. Y no licúen la fe en Jesús”.

 

Asimismo, confesó que “por momentos” se siente “enjaulado” a partir de la nueva responsabilidad de ser el jefe de la Iglesia.

 

“Me da pena que estén enjaulados. Yo por momentos siento ‘qué feo es estar enjaulados’, se los confieso de corazón. Me hubiera gustado estar más cerca de ustedes, pero comprendo que por cuestiones de orden a veces no se puede”, dijo al ver que los jóvenes debían permanecen detrás de las vallas de seguridad.

 

Al término del encuentro, Francisco bendijo una cruz franciscana de San Damián que le acercaron dos jóvenes y que recorrerá la Argentina, sobre todo los lugares “de dolor y sufrimiento”.

 

Mientras el Papa hablaba, un helicóptero sobrevolaba el templo, ya que este evento fuera de programa y sin la organización oficial de la JMJ, se convirtió en una cuestión de “seguridad nacional” para las autoridades brasileñas.



Siguiente Noticia Aviso de corte programado

Noticia Anterior Últimos días en la Feria del Libro Infantil y Juvenil

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario