El papa Francisco llegó hoy a Río de Janeiro para presidir la Jornada Mundial de la Juventud y en su primer acto con las autoridades brasileñas dijo que no trae “ni oro ni plata, sino lo más valioso, Jesucristo”, a la vez que afirmó que la juventud es “el ventanal por donde entra el futuro en el mundo”.

 

El papa Francisco habló en el Palacio Guanabara, la sede de la gobernación de Río de Janeiro, donde se realizó la ceremonia oficial de bienvenida, con la participación de la presidenta Dilma Rousseff.

 

Jorge Bergoglio llegó a bordo de un helicóptero, luego de un traslado en automóvil cerrado durante la mayor parte del trayecto desde el aeropuerto, y en el “papamóvil” descubierto que atravesó unas 10 cuadras del centro de Río, ante miles de jóvenes que lo saludaban a su paso.

 

Siempre sonriente, Jorge Bergoglio saludó con su mano en alto al cordón humano que se congrega a los costados del paso del vehículo, mientras efectivos de seguridad lo custodian celosamente.

 

El papa llegó en un Airbus A330 de la compañía Alitalia, que aterrizó a las 15.40 en suelo carioca y casi 20 minutos después se lo vio bajar sonriente las escalinatas, junto a su comitiva.

 

En la aeroestación fue recibido por la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff; el arzobispo de Río, Orani Tempesta; y el presidente de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, Raymundo Damasceno, entre otras autoridades.

 

Jóvenes de distintas nacionalidades lo esperaban también en el aeropuerto entonando canciones como “Esta es la juventud del papa” y el himno oficial de la jornada mundial.



Siguiente Noticia EDEA anuncia un corte programado

Noticia Anterior Betty Vázquez presentó su boleta "netamente socialista"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario