Unas quince instituciones, entre sectores gubernamentales, empresariales, sindicales y organizaciones de la sociedad civil, conformaron la Mesa local de Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil y Protección del Trabajo Adolescente, que apuesta a conformar un diagnóstico de la realidad de Mar del Plata y Batán para poder avanzar en acciones concretas.

 

Además, se anunció el lanzamiento de un acuerdo político para que todos los candidatos a concejales, pero también los postulantes a diputados y senadores provinciales y nacionales que pasen por la ciudad, se comprometan a trabajar coordinadamente por la erradicación del trabajo infantil. La iniciativa partió del Consejo de la Niñez.

 

La primera reunión se desarrolló en el despacho del intendente Gustavo Pulti y contó con la presencia de Pilar Rey Méndez, presidenta de la Comisión Nacional de Erradicación de Trabajo Infantil (Conaeti), quien estuvo acompañada por Stella Casasola, referente local de Erradicación del Trabajo Infantil, del Ministerio de Trabajo de la Nación.

 

“Se han cerrado unos primeros acuerdos sumamente importantes. En primer lugar, la elaboración de un diagnóstico de trabajo infantil en el Municipio, que se va a realizar con la cooperación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)”, anunció Rey Méndez.

 

Por su parte Casasola puso de relieve el compromiso de todos los actores implicados en la lucha contra el trabajo infantil. “Estamos ante un delito que implica explotación de menores y vulneración de derechos humanos”, sostuvo.

 

Enseguida –y aunque planteó la importancia de aguardar el diagnóstico que se realizará en los próximos meses-, dio cuenta de la realidad de la ciudad: “Muchas familias que llegan a Mar del Plata en busca de trabajo terminan siendo explotadas en campos y quintas, donde los niños y adolescentes también son parte del circuito de explotación”.

 

“Por eso es fundamental dejar de naturalizar el trabajo infantil: esos niños y niñas deben estar en la escuela, deben tener tiempo para jugar. El trabajo infantil no sólo les quita tiempo para el estudio, sino que también deteriora su salud y el futuro de nuestra sociedad”, agregó.

 

“A primera vista surgen como principales sectores para estudiar el cordón frutihortícola y el basural, pero es importante esperar el diagnóstico que va a llevar adelante la OIT para determinar sobre qué ejes vamos a trabajar”, reparó.

 

A su turno, Marcela Crovetto, consultora contratada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sostuvo que el perfil que se buscará con el diagnóstico es principalmente cualitativo: “Vamos a trabajar para identificar las principales modalidades de trabajo infantil que haya en el Municipio y tratar de reconstruir la cadena de valor en la que se insertan”.

 

La modalidad de trabajo será ir al territorio, para contactarse directamente con los actores locales. “Seguramente trataremos de hablar con docentes, con actores de salud, con promotores locales, con niños, niñas y adolescentes en la medida que se pueda, con sus familias”, detalló.

 

En este sentido, analizó: “A nivel intervención lo más difícil es romper con la idea de la cultura, de pasó siempre, de que es algo histórico, de como ‘yo de chico lo hice y me fue bien’. Hay que ir contra el trabajo infantil por el daño que se causa en el desarrollo del niño y por la desigualdad de oportunidades que genera entre un niño que trabajo respecto a uno que no trabaja”.

 

Por último Rey Méndez destacó los avances en los últimos años: “Hay en el país una situación de trabajo infantil que se viene atacando muy fuertemente con las políticas públicas que se han instalado desde el 2003”, apuntó.

 

“A nivel país –detalló- hemos logrado una reducción sumamente importante de trabajo infantil: la primera encuesta específica que se hace en el año 2004 ha sido contrastada con el módulo que se realizó de relevamiento de trabajo infantil, en el último trimestre del 2012. Esto marcó una reducción del 66 por ciento del trabajo infantil en la República Argentina. No quiere decir que hayamos logrado erradicarlo”.

 

Por último, el intendente Gustavo Pulti aseveró: “El trabajo infantil es un delito, es una deslealtad para con los demás trabajadores por parte de aquellos que se inclinan por esta forma de explotación”.



Siguiente Noticia Rodríguez y Serebrinsky debatieron con profesionales propuestas para la ciudad

Noticia Anterior La draga tardará dos meses en llegar al puerto de Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario