El ministerio de Salud de la Provincia informó que en los 1654 centros vacunatorios de la provincia de Buenos Aires no existe faltante de ninguna de las 16 vacunas del Calendario Nacional Obligatorio.

 

No obstante, reconoció que existe un agotamiento rápido del stock por el éxito de las campañas de concientización y el tiempo disponible de los padres para llevar a los niños a vacunarse en vacaciones.

 

Además, las autoridades afirmaron que se incrementó la cantidad de vacunas obligatorias en el Calendario Nacional pero no sucedió lo mismo con las heladeras y se debe respetar la cadena de frío.

 

“Todas las vacunas están disponibles. Sucede, sí, que en vacaciones se agota el stock más rápidamente, y hay que reponerlo, pero el proceso apenas lleva unos días”, afirmó el director provincial de Atención Primaria de la Salud, Luis Crovetto.

 

El funcionario aclaró que existen dos causas por las que las vacunas se terminan tan rápido en los centros vacunatorios. Por un lado, las campañas para la vacunación antigripal, sobre todo en los niños de 6 meses a 2 años, tuvieron una buena recepción en los padres estos días, quienes aprovechan las vacaciones para llevarlos a vacunarse y a completar el calendario de vacunación”.

 

“Tenemos que tener en cuenta que el stock en cada centro vacunatorio tiene que ver con la cantidad de heladeras, porque las vacunas sí o sí deben respetar la cadena de frío. Lo que se hace es dejar las vacunas que el centro puede almacenar y cuando se terminan, reponerlas”, explicó Crovetto.

 

Por otro lado, “en los últimos años se pasó de 6 a 16 vacunas obligatorias y gratuitas en el Calendario Nacional, lo cual es una de las políticas sanitarias preventivas más importantes y trascendentes, impulsada por el Gobierno nacional”.

 

El hecho, explicó el funcionario, tiene su repercusión en la capacidad de almacenamiento de los centros vacunatorios: “antes reponíamos cada 15 días, ahora debemos hacerlo todas las semanas o dos veces a la semana”.

 

Es que la misma cantidad de heladeras deben albergar 16 tipos de vacunas, con lo que el stock de cada una disminuye y se agota más rápido. Por lo tanto se producen algunos faltantes transitorios. “Este es un problema de logística que trabajamos para solucionarlo”, afirmó Crovetto.



Siguiente Noticia Piden explicaciones por la explosión en la cantera de Batán

Noticia Anterior Secuestran una camioneta que trasladaba garrafas sin autorización

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario