La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó que “no va a haber trabajadores independientes en un país dependiente”, y aseveró que del mismo modo “tampoco habrá empresarios si no sostenemos el modelo”, de crecimiento con inclusión iniciado en 2003.

 

La jefa del Estado consideró, además, que igual que sucedía en épocas de la independencia, en 1816, hoy las potencias internacionales buscan “una nueva configuración mundial” en la que los países sudamericanos en lugar de industrializarse “reprimaricen sus exportaciones”.

 

Asimismo, señaló “se está perfilando un nuevo mundo y lo estamos viendo en algunas cosas que pasan en los países de la región”. Y añadió: “Hemos crecido gracias a la industrialización y al desendeudamiento”.

 

“Me corre frío por la espalda, como cuando fui a Bolivia, y vi que un hermano presidente había sido detenido como si fuera un delincuente, o cuando me entero de que nos están espiando. Y no somos nosotros, son mentiras lo del Proyecto X. Es la CIA la que nos está espiando”, añadió.

 

“Ese es el mundo que nos quieren imponer: volver a ser productores de materias primas. Quieren que volvamos atrás con este modelo de industrialización y de inclusión – insistió-. “En esta década, además de nuestra autoestima, hemos reconstruido, el Estado. Hemos ayudado a la banca nacional y al empresariado nacional como nadie lo había hecho”.

 

“A partir de las grandes potencias se dividió el trabajo en el mundo, qué iba a ser lo que haría cada región, y aquí, mal que le pese, ganaron los que pensaban que la Argentina, cuando Rosas fue derrotado, creían que debíamos ser proveedores de materias primas sin valor agregado, con gente ganando dos mangos sin operarios ni trabajadores”, reflexionó.

 

Cristina lo expresó en su discurso en el acto oficial en San Miguel de Tucumán por un nuevo aniversario de la Declaración de Independencia, en el que destacó que en los últimos años “se han invertido los roles” pero advirtió que “no nos creamos que hemos ganado esta batalla”, porque “se está perfilando, al contrario, un nuevo mundo”.

 

“Estamos ante una nueva configuración mundial, hay un intento claramente de que nosotros, la América del Sur, gran productora de energía, minerales, alimentos, vuelva a ser esa proveedora de commodities y se trasladen las grandes fábricas allí donde hay miles de millones de personas (Asia) donde aceptan que se les pague un salario inferior”, advirtió.

 

Además, recalcó que Argentina logró “un crecimiento contrastando abril del año pasado con este año de 7 por ciento, la construcción está creciendo 7,7 por ciento el superávit comercial del mes de junio a junio (2012-2013) aumentó 26 por ciento”, lo que significa 4.900 millones de dólares.

 

“Y eso que algunos creen que guardándose un poco de la cosecha nos van a correr, no. No nos van a correr ni nos van a hacer tomar decisiones equivocadas”, enfatizó.

 

La Presidenta estuvo acompañada por el vicepresidente, Amado Boudou; el gobernador tucumano, José Alperovich; la presidenta provisional del Senado, Beatriz Rojkés de Alperovich; el titular de Diputados, Julián Domínguez; varios mandatarios provinciales y miembros de su gabinete.



Siguiente Noticia El Auditorium se prepara para "desaburrir el invierno"

Noticia Anterior Titanes del Pacífico llega a Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario