En la Base Naval Mar del Plata se llevó a cabo la ceremonia por el 35° aniversario del Arsenal Naval Mar del Plata.

 

El acto fue presidido por el jefe del Departamento Logística de la Jefatura de Mantenimiento y Arsenales de la Armada, capitán de navío Osvaldo Alberto Braconi.

 

Durante su alocución, el jefe del Arsenal Naval Mar del Plata, capitán de navío Carlos Alberto Ibáñez, expresó que “la tarea que siempre desarrollamos goza de una particular complejidad, por cuanto el material que recibimos siempre debe ser entregado en óptimas condiciones de operación, sin importar el costo profesional empeñado para tal fin, a sabiendas que seremos puestos a prueba en los resultados esperados”.

 

“Debemos vislumbrar y definir con claridad el camino que nos conduzca a continuar, con la certidumbre que nace de nuestro propio esfuerzo, en la inclaudicable tarea de mantener”, agregó el capitán Ibáñez.

 

Durante la ceremonia se entregaron medallas de reconocimiento al personal civil y al padre del agente civil Eduardo López, quien falleció en acto de servicio mientras se alistaba el submarino ARA “San Luis” durante la guerra de Malvinas.

 

Permanente tarea

 

Ubicado en la Base Naval Mar del Plata, el Arsenal cumple la función de mantener operativas las distintas unidades apostadas en la zona, es decir, los submarinos, avisos, corbetas y buques hidrográficos.

 

La necesidad de contar con un Arsenal se remonta a 1926, cuando el entonces ministro de Marina, Manuel Domecq García, gestiona y obtiene la Ley Nº 11.378, sancionada el 29 de septiembre de ese año, por la que se autorizaba a la compra de dos grupos de tres submarinos y la construcción de la infraestructura necesaria, en las tierras pertenecientes al gobierno, aledañas al Puerto de Mar del Plata.

 

Los vastos territorios de la Nación Argentina, con casi 4.500 kilómetros de litoral marítimo y el Mar Argentino, que duplica casi en superficie a su extensión continental e insular, fueron fundamentales en la decisión de dotar a la Armada Argentina de un arma decididamente estratégica y proveerla de un apostadero y facilidades operativas.

 

Nace en ese entonces la necesidad de crear talleres, varadero y cuarteles para la asistencia técnica en el mantenimiento y la reparación de estas unidades, constituyendo este hecho la base fundacional de la estructura técnica de apoyo en esa zona naval.

 

Así, en 1972 comenzaron las obras de las actuales instalaciones del Arsenal que culminaron en 1978 inaugurándose el 16 de junio de ese año el Taller Integrado de Técnicas Múltiples para Submarinos (TISU), fecha que simboliza el aniversario.

 

A partir de1981, la palabra Arsenal lo coloca en una categoría de prestigio para la Armada, depositando en ello la confianza profesional necesaria para la tarea que se gestaba, fundamentalmente un Arsenal especializado en submarinos.

 

Fuente: Gaceta Marinera



Siguiente Noticia Retamoza: “La ampliación del Parque Industrial es otro anuncio vacío”

Noticia Anterior Tránsito y Transporte volverán a pertenecer a una misma Dirección

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario