La tripulación del barco Virgen María, perteneciente a la empresa Solimeno, arribó este lunes al puerto de Mar del Plata con el dolor de no haber podido encontrar al marinero de 32 años que el jueves a la noche cayó al mar.

 

Su ausencia había sido advertida por sus compañeros cuando se reunieron para cenar por lo que comenzaron a buscarlo por la embarcación.

 

Al confirmar su desaparición dieron aviso a Prefectura que comenzó con las tareas de rastrillaje a 33 millas del puerto de Mar del Plata, frente a las costas de Miramar.

 

El titular de la delegación local de Prefectura Naval Argentina, Carlos Barros Cardozo, confirmó que el trabajador de 32 años fue visto por última vez cerca de las 19 cuando estaba trabajando normalmente en la preparación de redes de pesca.

 

Durante el fin de semana se sucedieron las tareas de rastrillaje sin arrojar resultado satisfactorio.

 

El operativo de búsqueda incluyó un guardacostas, un helicóptero y la misma embarcación de la empresa Solimeno que repitió el trayecto en el que supuestamente cayó el trabajador.

 

Además se dispuso el patrullaje terrestre ante la posibilidad que la marea arroje el cuerpo del infortunado marinero al sector continental.

 

Luego del aviso que Prefectura y el armador hicieron a la Justicia Federal la investigación quedó a cargo del juez Santiago Inchausti.



Siguiente Noticia CAMECO pide por más dársenas de carga y descarga

Noticia Anterior La CTA llamó a no olvidar las necesidades de los trabajadores

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario