Días pasados visitó la Unidad Integrada Balcarce, una delegación de funcionarios, técnicos y productores apícolas de México.

 

La delegación compuesta por Lorenzo Galván García, subsecretario de comercialización del estado de Sonora, México, Grisel Moreno, técnica de dicha subsecretaría, y productores apícolas de ese estado, fueron recibidos por el ingeniero agrónomo Enrique Viviani Rossi, Director de la Estación Experimental Agropecuaria Balcarce del INTA, y la ingeniera agrónoma Virginia Hamdan, Decana de la Facultad de Ciencias Agrarias Balcarce dependiente de la UNMdP.

 

Los visitantes estuvieron en Tandil en la Facultad de Veterinaria de la UNC, donde fueron atendidos por la doctora Marina Basualdo y la Ing. Agr. Cristina García, Docente de la Facultad de Ciencias Agrarias Balcarce (UNMdP), ambas integrantes del Programa Nacional Apícola del INTA (PROAPI).

 

La delegación fue introducida en las investigaciones que se llevan a cabo sobre genética de Apís mellifera y particularidades del PROAPI.

 

Al ser consultados sobre los motivos que impulsaron la visita, Galván García explicó “nosotros hicimos hace un año y medio una investigación para saber dónde estaban las mejores prácticas de mercado y de producción en la cadena de la miel. El resultado que obtuvimos, a nivel mundial, es que Argentina es el número uno en estos temas”.

 

“La verdad es que estamos admirados por el desarrollo de los trabajos que se llevan a cabo en el INTA, a través del PROAPI. Para nosotros lo más importante es que se tiene integrada toda la cadena, que al final de cuentas es la parte más complicada de lograr cuando se habla de cluster. Por lo antes dicho tenemos la intención de establecer programas y convenios de colaboración con el INTA”, agregó.

 

Para el futuro el funcionario mexicano ve el acceso a los mercados de la miel de las dos economías más importantes del mundo, Estados Unidos y Canadá, ya no como producto de valor primario, sino como producto valor agregado. De esta forma la comercialización tendrá un crecimiento exponencial. El interés de los productores mexicanos es trabajar la miel como un negocio agroindustrial.

 

Por su lado Rene Pavlovich, productor apícola, aseveró “veo la apicultura argentina muy organizada, muy tecnificada, con la intención de estandarizar todos los procesos. He escuchado en el país la necesidad de la transformación, cosa en la que nosotros estamos fuertes, y por lo que he escuchado de boca de los productores, nosotros, posiblemente, podríamos hacer un link con las mieles de América para transformarlas y entrar a los tratados de libre comercio que México tiene con Estados Unidos, Canadá y Japón”.



Siguiente Noticia “Queremos recuperar la representación del hockey masculino”

Noticia Anterior Rizzi propone gestión participativa con entidades intermedias

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario