La presidenta Cristina Fernández redobló los ataques contra la Justicia, tras el fallo adverso de la Corte Suprema, y en tono irónico evaluó que “no sería extraño” que “venga una cautelar y no nos dejen votar al presidente y los legisladores”.

 

Al encabezar el acto central por el Día de la Bandera en la ciudad de Rosario, la mandataria continuó con las críticas a la Justicia que ya había realizado ayer en un evento en Córdoba y aseguró que en 2015 quiere “ser jueza” para “firmar cautelares y (decir) qué me importa, lo que vota la gente, lo que voten senadores y diputados”.

 

“Ya saben, Cristina jueza 2015”, dijo la presidenta en el acto donde había anticipado que iba a apelar al “humor y la alegría” y advirtió que “la carga de gobernar” se la “van a querer hacer todavía más difícil, porque cuando uno toca determinadas corporaciones, determinados poderes, enseguida viene el vuelto”.

 

En el discurso que se transmitió por cadena nacional, insistió con que “en el 2015 yo quiero ser jueza, pero no jueza de la Corte, apenas de primera instancia o de un juzgado correccional, para que pueda tener una lapicera, un papel, una cautelar y firmar y (decir): ‘qué me importa lo que vota la gente, qué me importa lo que votan los senadores, los diputados…'”.

 

La titular del Ejecutivo deslizó fuertes críticas contra toda la estructura del Poder Judicial al asegurar, con renovada ironía, que un objetivo político plausible sería “encontrar algún gil que sea presidente” que le “pague los sueldos” a los magistrados.

 

“Además, si sos juez, no pagás declaraciones juradas” y “las ventajas son innumerables”, continuó y volvió al embate con la afirmación de que a “todos los que estén pensando en ser legisladores, gobernadores o intendentes, les recomiendo que replanteen sus ambiciones”.

 

En un fuerte discurso en el que evidenció estar contrariada por la decisión de la Corte Suprema de Justicia de declarar la inconstitucionalidad de los artículos centrales de la ley de reforma del Consejo de la Magistratura, Fernández subrayó que está dispuesta a “abrir el debate por una justicia democrática”.

 

También señaló que puede pagar el precio de “aguantar todo lo que se me venga encima” y resaltó que no tiene “temores” sobre las consecuencias que deberá afrontar para lograr el objetivo.

 

Cristina Fernández afirmó después que se propone “lograr una Justicia, pero que sea verdadera” para enfrentar “los problemas terribles de seguridad que tenemos en el país” como el “narcotráfico, la violencia, la trata de personas”.



Siguiente Noticia Noche Maleva en la esquina del Tango

Noticia Anterior "Los hoteleros tenemos muy buenas expectativas para este fin de semana largo"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario