El bloque de diputados del kirchnerismo pone en juego solo 31 y sus aliados 11 de las 127 bancas que se eligen en los comicios de renovación parlamentaria, en reemplazo de los representantes que las provincias y la Ciudad de Buenos Aires eligieron en 2009, en una elección en la que el oficialismo cosechó la menor cantidad de votos de la última década.

 

Ese año la oposición hizo una buena elección y obtuvo más de 75 bancas, con el impulso de la derrota que tuvo el oficialismo en la votación por el conflicto del gobierno con las patronales agropecuarias, cuando el vice de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el radical Julio Cobos, desempató a favor de los opositores y los promotores del lock-out patronal contra la resolución 125.

 

En aquella ocasión el oficialismo ponía 60 bancas y consiguió 41, es decir 19 bancas menos, y sumando otras que perdió en los últimos cuatro años, los escaños que debe renovar son 31, dado que dos legisladores que responden al gobernador José Manuel de la Sota formaron bancada propia, mientras que otros cinco permanecen en el bloque pero han votado contra los proyectos claves del Gobierno nacional y ya se los cuenta como opositores.

 

En este lote de legisladores están los sindicalistas que responden a Hugo Moyano, su hijo Facundo y Omar Plaini, el ex menemista y riojano Jorge Yoma, la duhaldista Mabel Müller, y la esposa del gobernador de Santa Cruz Daniel Peralta, Blanca Blanco.

 

Por su parte, entre los aliados del kirchnerismo, Nuevo Encuentro debe renovar tres de las seis bancas que hoy detenta -incluida la del titular de la AFSCA, Martín Sabbatella, de licencia- y el Frente Cívico de Santiago del Estero, que responde al gobernador radical Gerardo Zamora, pone en juego tres de las siete bancas que hoy tiene.

 

En tanto, el Movimiento Popular Neuquino, que comanda el gobernador Jorge Sapag, renueva dos bancas, mientras que los dos integrantes del bloque Justicialista de la Pampa que vienen respaldando al gobierno concluyen sus mandatos, lo mismo que el salteño Walter Wayar, que tiene su monobloque, desde que se apartó del Peronismo Federal de Juan Carlos Romero.

 

De este modo, los oficialistas y sus tradicionales aliados ponen en juego 42 de las 127 bancas que se deben renovar para poder sumar los 129 votos que se requieren para habilitar los debates y poder sancionar un proyecto de ley, además de ser el número requerido para aprobar iniciativas con mayorías absolutas.

 

Los diputados con mayor protagonismo del oficialismo que terminan sus mandatos son la flamante presidenta del bloque Juliana Di Tullio; Carlos Kunkel; Diana Conti; Carlos “Cuto” Moreno; Edgardo Depetri; María Teresa García -secretaria parlamentaria del bloque- los aliados de Nuevo Encuentro Carlos Heller y Sabbatella; la vicepresidente del cuerpo Norma Abdala de Matarazzo, del Frente Cívico de Santiago, y el neuquino José Brillo.

 

En cambio, el conglomerado heterogéneo de partidos de la oposición obtuvo unas 75 bancas para conformar el denominado grupo A, que si bien les permitió el control de comisiones, no sirvió para enhebrar ni una sola política común y apenas consiguió en dos años aprobar el 82 por ciento móvil para los jubilados, luego vetado por el Poder Ejecutivo.

 

Si bien habían podido sancionar en diputados los proyectos para derogar la reforma del Consejo de la Magistratura aprobada en 2006 y una iniciativa que limitaba el dictado de DNU, en el Senado no hicieron un buen calculo sobre los respaldos que tenían esos proyectos y fueron rechazados al no obtener el voto positivo de la mayoría calificada.

 

Ahora, este conjunto de partidos opositores pondrá en juego 26 de las 40 bancas de la UCR, 14 de las 20 del Frente Peronista, 8 de las 11 del PRO, las seis que conforman la Coalición Cívica, los tres de Proyecto Sur, uno del socialismo, y dos de los cinco miembros del GEN.

 

También deberán renovar los tres integrantes del grupo que lidera el ex gobernador Felipe Sola, los dos diputados que responden a José Manuel de la Sota, tres de los cinco que tiene el Frente Cívico de Luis Juez, dos de los cinco de Unidad Popular, que responde a la CTA de Pablo Micelli, y uno de los demócratas de Mendoza.

 

Los diputados que tuvieron un mayor protagonismo opositor que concluyen sus mandatos son los radicales Oscar Aguad y Ricardo Gil Lavedra, los agrodiputados de la UCR Ulises Forte y Pablo Orsolini, y el ex candidato a presidente Ricardo Alfonsín; la conductora del GEN, Margarita Stolbizer, la líder de la coalición Cívica Elisa Carrió, y el veterano cineasta Pino Solanas.

 

Los peronistas Felipe Sola, Graciela Camaño, y Eduardo Amadeo, y los legisladores macristas Gabriela Michetti, Laura Alonso y Paula Bertol, entre otros legisladores.

 

También concluirán sus mandatos seis diputados que tienen monobloques como la ex arista Marcela Rodríguez; la fueguina que responde al peronismo opositor Liliana Fadul; el salteño Alfredo Olmedo y el sindicalista bonaerense Julio Ledesma.



Siguiente Noticia Celebran la aprobación en Diputados de procedimientos de adopción

Noticia Anterior Capitanich propone que jóvenes puedan "ser diputados a los 20 o 22 años"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario