Luego de un fructífero proceso de tres años, en el cual se cumplieron con creces objetivos deportivos y sociales, la continuidad del proyecto Buenos Aires Unidos en la Liga Argentina de Vóleibol está prácticamente descartada.

 

Diferentes situaciones coyunturales ubican al equipo de Mar del Plata, impulsado por la Secretaría de Deportes bonaerense, en una posición vulnerable.

 

Hasta aquí, el camino recorrido ha otorgado dividendos de apreciable magnitud. Un único título, en el Torneo Súper 8 2010/11, pero siempre con la premisa concreta de ser protagonista: finalista de Copa Aclav, finalista del Torneo Súper 4, finalista de la Copa Master y, también, luego de buscarlo con entrega y dedicación, finalista en la última Liga Argentina (perdió una recordada final ante el tricampeón UPCN San Juan Voley Club).

 

La última temporada fue, además, la plataforma de lanzamiento internacional del equipo “naranja y negro”: logró el tercer puesto en el V World Challenge, con propia organización en el estadio de Once Unidos, y el cuarto puesto en el Torneo Sudamericano de Clubes de Belo Horizonte.

 

Por otro lado, la organización del equipo ofreció suficientes muestras de capacidad a la hora de convertirse en anfitrión de numerosos torneos, superando con nota destacada los diferentes aspectos inherentes a la organización y convocando a un muy buen número de espectadores.

 

Al margen del plano deportivo en el alto rendimiento, a lo largo de estos tres años, BAU promovió la difusión y capacitación del vóleibol, con numerosas clínicas y visitas a los clubes donde se practica este deporte, y canalizó también necesidades sociales, con emprendimientos solidarios en diferentes puntos no sólo de la ciudad, sino también de la provincia de Buenos Aires y de otras provincias argentinas.

 

Podría decirse, sin temor a exageraciones, que la aparición del proyecto integral causó un impacto muy positivo, tanto en la competencia profesional como en el desarrollo de las bases, con la captación de nuevos jugadores y público que se fue sumando al apoyo al equipo.

 

De esta manera fueron alcanzándose las ambiciosas pero factibles metas planteadas en el comienzo de este emprendimiento.

 

Lamentablemente, la interrupción de este proceso llega en vísperas de la concreción de un nuevo desafío: a partir de octubre nacerá la nueva Liga Sudamericana de clubes, en la que los clubes argentinos y brasileños tendrán dos plazas directamente en la segunda fase (prevista para noviembre). Y por su condición de actual representante del país –derecho ganado en la cancha- BAU tendría uno de esos lugares asegurados. Y en caso de no continuar, obviamente no podría utilizarlo.



Siguiente Noticia Hallaron la camioneta que mató a técnico del INIDEP

Noticia Anterior El Teatro Auditorium recibe al gran Hermeto Pascoal

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario