Al menos 100 kilos de cocaína que estaban camuflados dentro de cajas cargadas con langostinos listos para exportar a España fueron secuestrados durante un procedimiento realizado en una empresa de la ciudad chubutense de Puerto Madryn, informaron fuentes policiales. La carga llegó por camión desde Mar del Plata y fue descubierta por casualidad por los operarios.

 

El allanamiento se realizó en las instalaciones de la empresa “Poseidón”, donde personal de la policía de Chubut bajo la supervisión del juez federal de Rawson, Hugo Sastre, realizaban el conteo pormenorizado de la droga, que estaba disimulada en un cargamento de más de cuatro mil kilos de langostinos.

 

El juez Sastre detalló que “la requisa que se está haciendo en la planta es muy lenta porque hay que revisar tres cámaras que son la mitad de frío y las restantes congeladoras, por lo que el personal no puede estar mucho tiempo en el interior por cuestiones de salud”.

 

Por su parte, el secretario del juzgado, Mariano Miquelarena, estimó que la búsqueda de la droga demandará varias horas, y el fiscal federal de Rawson, Fernando Gelves, estimó que podría haber más de una tonelada de cocaína.

 

“Es que, explicó el juez, el embarque, que llegó desde Mar del Plata en camión, está dividido en paquetes de exportación de unos 12 kilos cada uno, que tenían en un caso langostinos, en otro langostino con droga y en otro directamente droga”.

 

“El hallazgo fue producto del azar, de la casualidad y hay que decirlo con todas las letras, porque me preocupa”, reveló el magistrado. En tal sentido, el juez reconoció: “Tengo con esta causa una sensación rara, porque por un lado nos alegra haber encontrado el cargamento pero por otro nos da la certeza de que acá hay controles que no se hacen”.

 

“Hemos ordenado muchos operativos de inteligencia (a nivel naviero) con buenos resultados, pero acá estamos frente a un ingreso vía terrestre” detalló.

 

En efecto, según pudo relevar Télam de fuentes policiales, el hallazgo se produjo cuando los operarios detectaron que los empaques no tenían los rótulos y precintos propios de las exportaciones, y al observarlos con más detenimiento vieron que había algo más que langostinos.

 

“El cargamento de langostinos provenía de Mar del Plata y fueron los propios trabajadores que manipulaban la carga quienes descubrieron lo que sospecharon se trataba de droga y avisaron”, indicaron fuentes de la investigación.

 

“Uno de los encargados de la empresa avisó a la Brigada de Investigaciones de la policía y de allí a la división Drogas Peligrosas, que nos avisó a nosotros, que iniciamos las actuaciones” reconoció el juez federal.

 

Una fuente de la investigación aseguró que la carga de langostinos, que tenía como destino Madrid, “estaba desde hacía un mes en los equipos de frío de la empresa”.

 

“Incluso la partida se demoró porque se esperaba juntar más mercadería para la exportación y porque habían tenido algunas objeciones del Senasa respecto a la forma en que estaban embalados los langostinos”, indicó.

 

La fuente precisó que hasta anoche no había detenidos por esta causa, ya que “a diferencia de otros procedimientos que resultan de una larga investigación, este fue fortuito”.

 

Sin embargo, en la lista de los investigados está el camionero que transportó la carga, el lugar de origen de la mercadería -que es la empresa desde donde partió el flete- y luego toda la cadena para la exportación, que tiene muchos actores.



Siguiente Noticia Expo Chocolate: Un fin de semana largo a puro chocolate

Noticia Anterior Dos nuevas incorporaciones para Unión

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario